Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Entrevistamos a …’ Category

FOTO: Manuel Castells

FOTO: Manuel Castells

José Benigno Freire es doctor en Pedagogía, licenciado en Filosofía, licenciado en Ciencias de la Educación (Universidad de Navarra) y licenciado en Psicología (Universidad Complutense). Profesor de Psicología de la Personalidad en la Facultad de Educación y Psicología, y Profesor del Máster en Matrimonio y Familia del Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad de Navarra.

Ha escrito varios libros entre los que destacan La felicidad inadvertida, Humor y serenidad en la vida corriente, La personalidad y sus teorías y ¡Vivir a tope!

************************************************************

  • ¿Recuerda las lecturas de su infancia?

Yo no he sido un lector de infancia, sí un voraz lector de adolescencia. Estoy casi absolutamente seguro que mi querencia hacia la psicología nació de la lectura de tres libros en el verano de los dieciséis años: Nudo de víboras, François Mauriac; Uno, ninguno y cien mil, Luigi Pirandello; Bonjour tristesse, Françoise Sagan.

  • ¿Cuáles son sus escritores favoritos?

En este sentido soy algo especial: más que escritores tengo temas favoritos. Leo muy a gusto -no por requerimiento profesional- antropología neotomista y psicología humanística. También biografías, con el interés de desentrañar la personalidad de los personajes. Disfruto mucho con los conocidos clásicos rusos. Y tengo alguna debilidad personal: Azorín –injustamente olvidado, en mi opinión-, Wenceslao Fernández Flórez, Stefan Zweig.

  • ¿Cree que un lector nace o se hace?

Las dos cosas, en influencia recíproca.

  • En su opinión, ¿cuáles son los beneficios de la lectura?

Yo reformularía la cuestión como los beneficios de la buena lectura. Pienso que se está relegando y olvidando el principio de selección de las lecturas, un criterio de simple sentido común y sensatez; seleccionar según los contenidos, pero también según la calidad literaria. Hay lecturas inocuas en lo referente a la propia formación y, sin embargo, de una sosería empalagosa y de muy mal gusto.

  • Decía Marcel Proust que “la finalidad de la lectura literaria debe ser que el lector sea capaz de leer su propio libro interior y descifrarlo”. ¿Está de acuerdo con esta afirmación?

Sí. Un buen libro ha de destilar el poso de alguna idea, pero también emociones, ideales, sueños…

  • ¿Piensa que lo que leemos influye en nuestro estado de ánimo? ¿Algún título que le haya alegrado, entristecido, calmado…?

Por supuestísimo, y en ocasiones mucho más de lo que somos conscientes. Suelo sugerir con gran entusiasmo un libro paradigmático: El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl; un texto elaborado sobre el hediondo paisaje de los campos de concentración que, casi inexplicablemente, genera ganas de vivir, de hacer el bien. En los últimos años me tiene fascinado La paz interior, de Jacques Philippe; un libro de espiritualidad que recomiendo su lectura como si fuese un libro psicológico, un libro anti-estrés. Es impresionante cómo relaja el ánimo, cómo apacigua el torbellino afectivo.

  • ¿Cree que leer puede considerarse “una felicidad inadvertida”?

Los buenos libros, sí. Suelo distinguir, de una forma coloquial, entre el escenario y la música de un libro. Con frecuencia nos anclamos en el mundo de las ideas, de los sentimientos, conocimientos. Pero los libros, los buenos libros, también tienen música, musicalidad, y eso incita al goce de la belleza. En ocasiones, es un placer leer y releer un párrafo, con independencia del mensaje, y disfrutar cómo los autores ingeniosos son capaces de decires bellos para acontecimientos o sentimientos menudos. Disfrutar de la belleza es un festín para la intimidad, nos humaniza.

  • ¿Como profesor anima de alguna manera a sus alumnos para que se acerquen a la lectura?

Sí, y con entusiasmo. Aunque reconozco que la cuestión se está poniendo especialmente peliaguda. Ahora creo tener mejor acogida cuando recomiendo buenas películas.

  • ¿Qué necesita tener un libro para que le enganche desde el primer momento?

En eso soy un hombre especialmente afortunado: lo difícil es que no termine un libro, y con rapidez. No recuerdo abandonar más allá de cinco o seis libros a lo largo de mi vida.

  • Para finalizar, ¿con qué autor o autora le gustaría compartir mesa y mantel?

Con dos, quizá no al mismo tiempo: Juan Ramón Jiménez y Rabindranath Tagore.

Agradecemos a José Benigno este tiempo de lectura compartida.

Read Full Post »

LAURA FREIXASLaura Freixas (Barcelona, 1958) estudió en el Liceo Francés de su ciudad. Se licenció en Derecho en 1980, pero se ha dedicado siempre a la escritura. Se dio a conocer en 1988 con una colección de relatos, El asesino en la muñeca. En 1997 se publicaría su primera novela, Último domingo en Londres, a la que seguirían Entre amigas (1998), Amor o lo que sea (2005) y Los otros son más felices (2011). Ha publicado también otro libro de relatos (Cuentos a los cuarenta, 2001) y una autobiografía: Adolescencia en Barcelona hacia 1970 (2007).

Su último libro publicado es Una vida subterránea. Diario 1991-1994 (2013).

 **********************************

  • ¿Recuerdas las lecturas de tu infancia?

Sí, claro. Leía Tintín, y también Astérix, aunque este me gustaba mucho menos; y estaba suscrita a una revista francesa, Pilote, y otra catalana, Cavall Fort. También leía las aventuras de Guillermo, las de una niña danesa llamada Bibi que viajaba con una cigüeña y no conocía a su madre, y un libro llamado Zora la pelirroja y su banda (del que nunca más he oído hablar)… Más adelante leí y releí muchas veces la biografía de María Antonieta por Stefan Zweig. Son lecturas todas estas que recuerdo con mucho cariño, especialmente los personajes de Bibi y de Zora.

  • ¿Cuáles son tus escritores favoritos?

Globalmente, y en desorden, diría que Virginia Woolf, Clarice Lispector, Sylvia Plath Madame de Sévigné, Mercè Rodoreda, Annie Ernaux, Colette, Emily Brontë, Ana María Matute, Carmen Martín Gaite, Rosa Chacel… y luego, muchos libros sueltos. Aparte de eso tengo verdadera adoración por Proust.

  • El argentino Adolfo Bioy Casares dijo que “el recuerdo que deja un libro a veces es más importante que el libro en sí”. En tu caso ¿cuál es el libro recuerdas con más cariño?

Imposible decirlo, ¡son tantos!

  • ¿Qué es lo que te atrae de la lectura?

De las novelas, cuentos, diarios…, lo que me atrae es vivir, aunque sea vicariamente, otras vidas que la mía. De los ensayos, la posibilidad de ver la realidad bajo ángulos insospechados.

  • ¿Cómo intentarías convencer a un no lector para que se adentrase en la lectura?

Prometiéndole que nunca más se aburrirá. ¿A que es una promesa grandiosa?

  • Una vida subterránea” es un diario que escribió entre 1991-1994, ¿resulta difícil compartir la vida de uno con los lectores? ¿Habrá continuación?

Sí, mi intención es ir publicando, cada dos años, nuevos volúmenes del diario. No creo que sea difícil compartir un diario… desde el punto de vista del / la lector/a, porque quien escribe un diario está al mismo nivel que cualquier persona, con esa mezcla de cotidianeidad, preocupaciones básicas (el dinero, la salud…) y aguda conciencia de no tener más vida que esta. Desde el punto de vista del / la autor/a, compartir el diario es más difícil, porque es siempre (suponiendo que el diario sea auténtico, o sea, sincero) un poco como desnudarse ante personas desconocidas. Yo he necesitado esperar veinte años, que es el lapso mínimo para poder tener la sensación (quizá un simple autoengaño…) de que la persona que habla es otra, no soy yo, que entre tanto he cambiado de domicilio, de pareja, de situación profesional…

  • Te encargaste de la edición de Madres e hijas y de Libro de madres; participaste en la colección de cuentos Hijas y padres. Suponemos que no se debe a una casualidad…

Cuando me quedé embarazada y luego, tuve a mi hija, caí en la cuenta de algo que es una enormidad, pero de lo que casi nadie habla: el hecho de que la literatura tiene un ángulo ciego respecto a la maternidad. El embarazo, el parto, el hecho de convertirse en madre… son temas casi ausentes de la literatura, especialmente desde el punto de vista de la madre. Tampoco es frecuente que se presente la relación padre-hija, sobre todo desde el punto de vista de la hija. ¡Qué contraste con la presencia obsesiva de la guerra (y en general de todo lo que pasa entre hombres, como ahora el fútbol) en la literatura (y en el cine y la pintura y…)!

  • ¿Qué estás escribiendo ahora?

Terminé una novela sobre una pareja joven que llega a Madrid desde París (ahora quiero dejarla reposar y pasado un tiempo, corregirla), y acabo de empezar un libro que me tiene muy entusiasmada, cuyo género es bastante indefinido (está entre el libro de relatos, el ensayo y la autobiografía) pero que tiene un criterio y propósito muy claros… y no diré más, que trae mala suerte…

  • Para finalizar, tres deseos: uno para los lectores, otro para los escritores y otro para las bibliotecas.

Para las y los lectores: que nunca se les agote el gusto por leer: tenerlo es una inmensa suerte. A las y los escritores: que busquen la verdad, la exploración, el ir más allá… sin miedo, y sin concesiones a las modas y al éxito. A las bibliotecas: que sigan existiendo, y permitiendo leer a esa comunidad silenciosa e infatigable de las grandes lectoras y lectores, como mi madre, que a sus 83 años lleva casi 70 leyendo sin parar.

Muchas gracias Laura por tu colaboración y te deseamos lo mejor en tus próximos proyectos.

Read Full Post »

IMG-20140502-WA0009Mª Angeles Centenero nació en Quintanilla del Molar (Valladolid). Es licenciada en Filosofía y Letras en la especialidad de Filología Francesa por la Universidad de Valladolid. Fue profesora en Valladolid y en Cataluña.

Editó en facsímil Inéditos del Quijote, en enero del 2009, el cual pasó a formar parte de la colección Benson en la Universidad de Austin, Texas y de la Biblioteca del Congreso de Washington. Con él, obtuvo un accésit en el XXXI Certamen Literario “Carta Puebla” de Miguelturra (Ciudad Real), en septiembre del 2009.

Los tres lugares en que vivió conforman su imaginario poético: el  misterioso Valle de Laciana en León, la Meseta de ancho cielo, Valladolid y el Montseny de las mil tonalidades en Cataluña.

Es autora de los poemarios La senda de en medio, Parada en todas las estaciones y Un poema imposible.

Tradujo del catalán al francés (por encargo de la Asociación de Intercambios Culturales de Arenys y Vallgorguina, poetas catalanes y de Occitania) un poemario que tuvo que presentar en las “Recitacions Poétiques” de Arenys de Munt (Barcelona) y que fue editado por dicha asociación.

************************************************************************************************

  • ¿Con qué libros comenzó tu afición lectora?

En principio fueron los cuentos: La Cenicienta, Pulgarcito, El Gato con Botas, Los siete cabritillos y el lobo, El Castillo de Irás y No Volverás, La Sirenita, El Patito Feo, El Enano Saltarín, Hansel y Gretel; las colecciones Alfombra Mágica, Molino; los tebeos… A los cuentos se añadían las historias y leyendas del Valle de Laciana.

Como fondo extraordinario recuerdo El Quijote. Mi padre, nos leía en voz alta sin preocuparle demasiado si mis hermanos y yo de vez en cuando nos distraíamos jugando, mientras él  seguía leyendo y mi madre escuchando entretenida en alguna labor que no se lo impidiera. Mucho más tarde, cuando se quedó sola, además de las estupendas y cariñosas amigas, la lectura fue durante largas horas su compañía. Algunos días era El Norte de Castilla, del que seleccionaba y me guardaba con esmero los recortes que consideraba que podían interesarme.  También leía los libros que yo le llevaba o que ella me pedía. Sus autores favoritos: Antonio Machado, Miguel Delibes y Gustavo Martín Garzo.  Ahora que no puede leer, soy yo cuando voy a verla quien le dice poesías que ella va repitiendo.

Cuando era pequeña, yo no alcanzaba a calcular la importancia de aquellas lecturas que escuchaba en casa. De vez en cuando dejaba de jugar o de pintar para ponerme a escuchar con más atención ante una subida de tono repentina o una peculiar entonación.

Más tarde, la Biblioteca Municipal ubicada en la planta baja del Instituto Laboral, se convirtió en uno de mis lugares favoritos. Antigua y sólida, con olor a madera y a libros. Así la recuerdo. Me parecía que allí estaba la esencia del mundo.

  • ¿Cuáles son tus géneros favoritos?

Son diversos: me gustan las buenas novelas, la poesía. También los cuentos literarios, los libros de ensayo, de viajes, las biografías,  el género epistolar, los libros de Arte. Pero el  tiempo es muy limitado y sólo se puede ir tanteando y descubriendo poco a poco.

  • Has sido profesora de francés. Como conocedora de la lengua, ¿qué títulos de la literatura castellana recomendarías a los lectores franceses y qué libros en francés nos recomendarías a los hispanoparlantes?

Es difícil elegir y es un riesgo por lo excepcional que siempre pueda quedar en el tintero, destaco:

LITERATURA  CASTELLANA

Coplas a la muerte de su padreLa vida es sueño, Rimas y Leyendas, La realidad invisible, Poeta en Nueva York, Altazor, Canto General, Las adivinaciones, No amanece el cantor, Las personas del verbo, Últimos poemas, Libro de conjuros, Arde el mar

Tirante el Blanco, El Lazarillo de Tormes, Niebla, Luces de Bohemia, El árbol de la ciencia, FiccionesTeresa, Los años indecisos, El Hereje, El otoño del patriarca, Donde las mujeres, Los hijos muertos, Días del desván, Otra vida para vivirla contigo, Historia abreviada de la literatura portátil, Todas las almas, La lluvia amarilla, El maestro de esgrima, El viento de la luna, Mala gente que camina.

LITERATURA FRANCESA

Essais, TartuffeCandide, Lettres persanes, Le Comte de Monte-Cristo, Les fleurs du mal, Le Père Goriot, Madame BovaryGerminal, Voyage au bout de la nuit, Les enfants terribles, La guerre de Troie n’aura pas lieu, Vol de nuit, La femme rompue, L’Étranger, L’Herbe rouge, Hiroshima mon amour

Se dice que se lee poco. ¿Estás de acuerdo con esta afirmación?

Posiblemente, en números, sean pocos los que leen, pero hay mucha gente amante de la lectura que lee muchos libros. Pero eso no debería de ser así. La lectura tiene que llegar a todos los estratos sociales. Y ser promovida desde la base misma de la educación y ésta, a su vez, tendría que ser el objetivo primordial en cualquier gobierno. Falta mucho para llegar a una media de lectores que permita decir que se lee lo suficiente. Paradójicamente, el número de amantes de la buena literatura parece que va en aumento entre los jóvenes y adolescentes. Es esperanzador.

Por otra parte, el que consigue aficionarse, “prendarse” de las letras ya no se cura. Conozco casos de ex-alumnos que en clase no aparentaban poner  un empeño especial en las lecturas, parecía que les costaba centrarse en libros de cierto nivel. Para mi sorpresa, algunos de ellos que he visto más tarde me enseñaron entusiasmados los libros que llevan en la  mochila porque “les picó la curiosidad y se pusieron a descubrir aquellos autores que entonces les resultaban difíciles e interesantes”.

Me gustaría citar las palabras de Borges cuando se refiere al Libro: “De los diversos instrumentos del hombre, el más asombroso es, sin duda, el libro. Los demás son extensiones de su cuerpo … el libro es una extensión de la memoria y de la imaginación… Un libro no debe requerir un esfuerzo, la felicidad no debe requerir un esfuerzo”.

  • Desde tu experiencia como profesora y madre, ¿qué hace falta para inculcar el gusto por la lectura?

Crear un hábito de lectura. De la lectura como placer. Que no sea sólo la del programa del curso, la de sacar nota. A cada persona le puede surgir la afición lectora a edades y de formas diferentes. Es más fácil que lleguen a sentir inclinación por la lectura cuando perciben en su entorno, fundamentalmente en casa, en las clases, también entre sus compañeros y amigos,  interés por los libros, por la buena literatura. Al cabo del tiempo ésta será la que va a tener mayor influencia. Podría contar ejemplos sorprendentes, pero eso merecería una historia aparte.

En las clases, por ejemplo, se pueden hacer seguimientos para que esos libros resulten más inteligibles y amenos. Para que descubran algo más allá de la lectura superficial. Hay esa especie de actividades placenteras que les apasionan, como representar lo que han leído, para lo cual tienen que hacer un guión lo suficientemente resumido y adaptado a una hora o dos de clase.

Otra forma de introducir el hábito de lectura en clase es a través de las revistas. Utilizamos algunas de temas monográficos en francés que, al tocar todas las cuestiones imaginables: ciencias, arte, letras, vida cotidiana, temas de historia, países, descubrimientos, etc., los alumnos tienen un amplio abanico de textos donde elegir en función de sus gustos, de su especialidad o, sencillamente de su curiosidad. Se llevan alguna a casa para ojear primero y fijarse y elegir luego un fragmento que han de comprender para resumirlo o contarlo de forma oral.

Y como madre, me siento satisfecha de haber podido proporcionar siempre a  mis hijos el estímulo y mostrar la importancia de ese rincón abierto de la casa donde poder buscar los libros que deseen. Empezaron, como todos los niños, leyendo y escuchando cuentos. Como todos los estudiantes, mis hijos pasaron por esa etapa de libros “obligados”, al mismo  tiempo que iban haciendo su propia selección. Cuando pedían o piden alguno no tardan en tenerlo para que sientan la importancia que se les da en sus elecciones, aunque alguna vez haya caído algún superventas sin demasiado interés literario; es igual. Que lean, porque leyendo se aprende a escoger y a diferenciar. Y también a escribir.

  • ¿En qué lugares encuentras inspiración para escribir?

Más que un lugar específico, es el momento de ponerse a escribir. Hay que ponerse a ello, no esperar una inspiración o una iluminación especial, la inspiración está latente y se activa leyendo y escribiendo. Es cierto que hay días y momentos que son más propicios para escribir con mayor fluidez y momentos en que acontecimientos, personas o paisajes te sugieren con naturalidad muchas ideas. A veces, haciendo broma con alguna amiga, le decía que el sitio ideal para escribir sería un palomar restaurado y acondicionado a tal efecto en los campos de Castilla. Por esos cielos y esa luz, tal vez.

  • En tu poemario titulado “Inéditos del Quijote”, ¿a qué aludes con ese título tan cervantino?

Creo que es el primer libro de D. Quijote que ve la luz :).

En su infinita y sabia locura iba pergeñando ideas aquí y allá por los campos de La Mancha, en la Venta de Puerto Lápice, en algún robledal de Sierra Morena, en los prados de algún escondido valle, a la sombra de algún castaño junto a  la Cueva de Montesinos. Cervantes las conocía bien y da fe de ello. Pero hubo notitas versificadas  que volaron con el viento  que hace girar los molinos. Por mi parte, quise editar algunas de las que hasta mí llegaron.

  • ¿Has pensado escribir poemas para un público infantil?

Tengo algunos poemas registrados, que no editados, y otros sin registrar,  especialmente dirigidos a los niños, a esos pequeños seres en los que como dice Miguel Delibes, se “encierra todo el candor y la gracia del mundo y tiene abiertas ante sí todas las puertas, esto es, está a tiempo de serlo todo en la vida…. La carga de misterio que un niño recata es superior a la del adulto y, en consecuencia, su participación en un relato puede imprimir a éste tanto interés, si no mayor, que el protagonizado por un hombre hecho y derecho”.

  • ¿Cómo ves el presente y el futuro de las bibliotecas?

Creo en la pervivencia de las bibliotecas por su infinitud y su atractivo, y por la atracción que ejercen estos espacios donde la cultura se guarda y se perpetúa a través de los siglos. Todas deberían tener un futuro bien asegurado. Por más que a través de la historia hayan intentado hacerlas desaparecer provocando pérdidas irrecuperables, el poder de la palabra, su capacidad educadora y renovadora trasciende y deja huella y nos hace libres.

Aunque surjan nuevas formas de acceder a la lectura, igual que han ido apareciendo con el tiempo, los nuevos modos no quitan importancia a los anteriores ni rebajan la excelencia de las bibliotecas. Se trataría de sumar, no de restar. No se puede concebir el mundo sin ese “universo” sugestivo y magnético que son las bibliotecas.

  • Delibes, vallisoletano como tú, dijo: “Escribir para niños es un don, como la poesía, que no está al alcance de cualquiera”. ¿Estás de acuerdo con él?

Delibes es una de las voces sabias de la experiencia. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice. Creo que escribir para niños es hacerse uno mismo niño, tener una comprensión profunda de sus ilusiones, estados de ánimo, sentir sus anhelos, sus miedos, sus frustraciones, introducirse en cierto modo en su pensamiento, en sus sentimientos.

  • Termina esta frase: la lectura transmite…

Transmite la esencia destilada de la vida, fermentada a través de las letras. Transmite la realidad misma de la que ha surgido, la de los pueblos y los siglos. Transmite complicidad y amistad eterna con los autores de cualquier época.

Muchas gracias por compartir esta experiencia lectora

Entrevista completa… (más…)

Read Full Post »

beatrizBeatriz Cejudo Alonso (Espinosa de Cerrato, Palencia, 1953) obtuvo el Grado Superior en Biblioteconomía en la Universidad de Navarra (1976) y el Diploma universitario de Postgrado en Planificación y Gestión de Bibliotecas por la Universidad Pompeu Fabra (1998). Es diplomada en Biblioteconomía y Documentación (1990) por la Universidad de Salamanca y licenciada en Geografía e Historia por la Universidad Nacional de Educación a Distancia-UNED (1985).

Su experiencia laboral comenzó en la Biblioteca de la Universidad de Navarra como becaria, hasta que en el 1976 se incorporó a la Biblioteca del Centro Asociado de la UNED en Pamplona, donde sigue realizando su actividad profesional.

En el ámbito profesional, ha sido miembro de la Junta de ASNABI (Asociación Navarra de Bibliotecarios), desempeñando los cargos de vocal y secretaria durante varios años, así como de la Junta Directiva de FESABID (Federación Española de Sociedades de Archivística, Biblioteconomía, Documentación y Museística).

Ha formado parte del comité organizador en las 10ª Jornadas Españolas de Documentación (Santiago de Compostela, 2007). Fue invitada a las “II Jornadas contra el préstamo de pago en Bibliotecas” (Madrid, 2005) donde presentó la comunicación “Participación de ASNABI, Asociación Navarra de Bibliotecarios/Nafarroako Liburuzainen Elkartea…”, junto con Juana Lajos. Anteriormente intervino en el Congreso Internacional “La Educación en el Tercer milenio. World Council for Curriculum and Instruction” (WCCI), (UNED, Sevilla, 1997) con la presentación “La biblioteca de los Centros Asociados de la UNED: Un punto cardinal de acción sociocultural”. La última intervención fue en Málaga el 2012 en el “IX Encuentro de Bibliotecarios de la UNED” con la presentación de la “Carta de Servicios de la Biblioteca de UNED Pamplona 2012”. Es autora de varios artículos de tema profesional.

  • ¿Recuerdas las lecturas de tu infancia?

Sí. Primero fueron los tebeos: Pulgarcito, El Capitán Trueno… Posteriormente libros de aventuras, de viajes, autobiografías. Robinson Crusoe. Otra lectura que me impactó fue La vida sale al encuentro de José Luis Martín-Vigil, Amor: el Diario de DanielDar: el Diario de Ana María, las dos del autor Michel Quois.

  • Si pudieses ser un libro… ¿cuál serías y por qué?

Optaría por ser uno más de mis estanterías. No faltaría el género histórico, biográfico, novela realista. Tampoco obras de psicología, de entretenimiento ni los relacionados con mi actividad profesional. Todos estos temas forman parte de mi capacitación personal y profesional.

  • ¿Cuál es el último libro que has leído que nos quieras recomendar? ¿Cuáles son tus escritores favoritos?

Ufff. No tendría en cuenta sólo el que a mí me ha gustado o el que me ha parecido un buen libro, porque no todos percibimos el mismo libro como bueno ni tiene el mismo valor para el lector.

Dicho esto, el último leído y que recomiendo es la novela La mujer loca de Juan José Millás, por su escritura, su humor, sus diálogos… Deja libertad al lector para que decida entre lo que es realidad o ficción.

Según el momento en que me encuentre elijo autores clásicos o contemporáneos o me guío por el tema tratado en el libro. Entre mis favoritos se encuentran: Benito Pérez Galdós, Ramón María del Valle-Inclán, Miguel Delibes, Julio Verne, Virginia Woolf, Rosamunde Pilcher, Carlos Ruiz Zafón, Ken Follett, Gloria Fuertes, Miguel Hernández, José Luis Sampedro, Clara Sánchez, Isabel Allende…En otro ámbito: Viktor Frankl, Abrahan H. Maslow, Carl R. Rogers

  • ¿Cómo le explicarías a un alumno recién llegado a la Universidad la importancia de la Biblioteca?

Nuestro alumnado es adulto y autodidacta, basado fundamentalmente en el trabajo autónomo. Por ello, valoran positivamente la biblioteca, sus servicios y recursos. Estamos ante un escenario diferente al alumnado de estudios presenciales en que la flexibilidad y la autogestión son fundamentales.

Para nuestros alumnos con pocos recursos, en desempleo, la biblioteca ahora es una gran ayuda, un alivio. Valoran que se les facilite el recurso que necesitan lo más pronto posible, no tanto para usarlo en la biblioteca como en su casa u otro lugar. Su tiempo es muy importante, tienen que conciliar sus necesidades profesionales, personales y familiares con los estudios.

En el servicio de Atención al Usuario se proporciona a principios de curso, dentro del “Plan de acogida” del Centro, el curso Descubre la biblioteca” sobre el funcionamiento de la Biblioteca del Centro, así como de sus fondos, el uso de sus servicios, recursos documentales y la página web. Realizamos sesiones informativas de formación de usuarios, Campañas de difusión de los servicios y recursos. Elaboramos documentos informativos y orientativos: Guía “Cómo buscar la bibliografía básica de una asignatura”, etc. para aproximar la Biblioteca al usuario, y que conozcan sus beneficios y procedimientos. Además de las tareas habituales asociadas a los préstamos domiciliarios e interbibliotecario, etc., desde el curso pasado se han organizado visitas guiadas a bibliotecas.

Por otro lado, las bibliotecas de los Centros Asociados de la UNED son un proyecto compartido con la Biblioteca Central de nuestra Universidad en Madrid, la cual ofrece al usuario una amplia gama de instrumentos formativos en su página web en el apartado “Aprendizaje e investigación”, como “Guías y tutoriales e integra sus recursos electrónicos en el aula virtual.

  • En los años que llevas en la Biblioteca de la UNED, ¿cuál o cuáles han sido los mayores cambios que has observado?

A grosso modo, y en la proporción de la biblioteca que se trata, ha seguido la evolución de la biblioteca universitaria española, producida por la actual Sociedad del Conocimiento y de la Información, el uso de las nuevas tecnologías (TICs) y el desarrollo del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES).

Concretando, yo subrayaría como mayores innovaciones el trabajo de cooperación, la automatización/digitalización y la calidad/evaluación. Hemos pasado de las fichas manuales en papel, al catálogo automatizado colectivo. La calidad está en la capacidad de hacer llegar a los usuarios las colecciones en papel (la bibliografía recomendada), y también las conexiones para poder obtener y compartir cualquier información instantáneamente, desde cualquier lugar y en la forma que prefieran, ayudados por el desarrollo de las nuevas tecnologías.

Actualmente, los accesos por medio físico (CD-ROM, DVD) y el acceso en línea por medio de redes telemáticas sustituyen al acceso a través de referencias bibliográficas de los catálogos anteriores y los contenidos han pasado de soportes físicos a soportes electrónicos y digitales. Así, este curso se dispone en formato electrónico la bibliografía recomendada publicada por la UNED y es consultable en línea. La implantación paulatina de la digitalización de contenidos didácticos, de diferentes recursos digitales (teléfonos móviles, tabletas, smartphones…), nos informa de la gran dimensión que alcanza el cambio tecnológico.

Las tecnologías interactivas multimedia junto a los diversos soportes de información (redes telemáticas, etc.) han transformado la adquisición del saber y las vías de comunicación y difusión del conocimiento, democratizando el acceso al mismo.

Como profesionales de la información, tenemos por delante una labor muy activa y apasionada. Además de facilitar y difundir los recursos y servicios disponibles, hemos de ejercer de enlace e interfaz entre la información y los usuarios, desarrollar habilidades de información y diagnosticar las necesidades de nuestra comunidad universitaria, para ofrecerles servicios e instrumentos de calidad para su actividad.

  • ¿Qué es lo más bonito de tu profesión?

El agradecimiento, el reconocimiento del trabajo bien hecho y las muestras de afecto de las personas.

Lograr servir al usuario a diario, apoyándole en su actividad adecuadamente y en el momento preciso, estando a la altura de sus exigencias.

Poder ofrecerle satisfactoriamente lo que en cada momento necesita, que no siempre coincide con lo que él solicita.

Por último, contribuir en este proyecto de Enseñanza de Adultos a Distancia.

Para mí siempre es un trabajo apasionante y gratificante.

  • En abril se celebra el día del libro, desde la UNED ¿hacéis alguna actividad relacionada con dicho día?

De momento, no hemos hecho actividades específicas en estas fechas.

Existe para toda la Comunidad Universitaria, dependiente del Vicerrectorado de Coordinación y Extensión Universitaria, e integrado en la oferta cultural de la UNED, un Club de lectura. Dispone de una relación de foros temáticos, como son: “Clásicos” españoles y universales, “Actualidad literaria”, “Nuestras culturas: catalana, gallega y vasca” y, “Mis lecturas”.

Alrededor de este tema, hay un Blog de promoción de la lectura: El marcapáginas. Pretende recuperar aquellos libros que quizá no tienen mucha visibilidad pero que sin duda merecen un espacio aparte. También, se organizan en torno a la lectura una serie de actividades, como: rutas literarias, entrevistas y Encuentros culturales. Más información en: http://portal.uned.es/portal/page?_pageid=93,1044648,93_20549983&_dad=portal&_schema=PORTAL

  • ¿Cómo animarías a un no lector a que leyera?

No conozco soluciones mágicas, ni una técnica o método con éxito inmediato.

No obstante, primero conocería al lector potencial, su edad, personalidad y aficiones para ofrecerle el libro adecuado. Buscaría distintas vías de acercamiento para seducirle y motivarle, como la realización de lecturas en grupo y comentarlas. Hacer actividades alrededor de una determinada lectura (rutas literarias, etc.). Le transmitiría las ventajas y beneficios como persona y como lector que le aporta la lectura: obtención de información, placer, entrenamiento, etc.

  • Un libro para regalar y otro para que te regalen.

Pensaría en el perfil del destinatario, en sus aficiones y necesidades.

Infantil: Cómic, las series “Gerónimo Stilton”, “Barco de Vapor”…

Adolescentes: El guardián entre el centeno de J. D. Salinger, Diario de Ana Frank, Manolo, por favor de Elvira Lindo, etc.

Adultos con humor Matar a un ruiseñor de Harper Lee.

Para que me regalen, la obra El insólito peregrinaje de Harold Fry de Rachel Joyce, por ejemplo. Me ha impresionado el tema y comentarios periodísticos sobre este libro.

  • Para finalizar, ¿podrías completar la siguiente frase? En el futuro ojalá las bibliotecas…

Es imprevisible, las bibliotecas actualmente están condicionadas por los avances tecnológicos.

Ojalá sean un servicio, público, vivo y democrático, donde la conexión y vinculación entre el lector y la biblioteca sea real.

Y también que los usuarios aprecien su valor y se impliquen en el buen funcionamiento, usando con responsabilidad las instalaciones, recursos y servicios.

Las bibliotecas tienen futuro. Estados Unidos, Finlandia, por ejemplo, cuentan con un elevado porcentaje de conexiones a internet y con el principal índice de uso de bibliotecas. El futuro lo debemos construir juntos.

Muchas gracias Beatriz por tu compromiso y tiempo.

Read Full Post »

maiteplMaite Pérez Larumbe es Licenciada en Geografía e Historia por la Universidad de Navarra (1985). Es escritora, redactora y formadora. Ha escrito los poemarios Precariedad y persistencia, Consideraciones del torturador, Mi nombre verdadero y El nombre que me diste.

  • ¿Recuerdas las lecturas de tu infancia?

Sí claro, algunos clásicos compartidos como La isla del Tesoro, Los tres mosqueteros, La flecha negra, Ivanhoe, Corazón, la inevitable literatura para chicas, como Genoveva de Brabante o Mujercitas, María, Jane Eyre, Cumbres borrascosas, muchos tebeos,  Agatha Christie. Y a partir de los 12 todo lo que pillaba.

  • ¿Por qué tipo de lectura te sueles decantar en tus ratos libres?

Por regla general, novela. Sigo la pista de los autores que me gustan. Durante el curso ando más apurada, llevo varios clubes de lectura, lo que supone leer varios libros al mes, libros que tal vez no leería  de otra forma, así que estoy encantada. En el verano voy a mi aire. Reservo para entonces la novela negra y algún ensayo, cuestiones de género fundamentalmente. La poesía la leo de forma continua, en pequeñas dosis, saboreando.

  • ¿Cómo animarías a un no lector a acercarse a la lectura? ¿Y a la poesía?

Desconfío de la eficacia de este tipo de gestos y no sabría bien cómo hacerlo. Supongo que solo lo que se percibe como placentero es contagioso, aunque tampoco este es un argumento muy agudo. Por mi parte, no dudo que mucha gente disfruta con el deporte pero a mí no me despiertan ningún deseo de emulación.

  • Imagina que una persona a la que la lectura de poesía se le hace dura acude a ti. Te pide que le recomiendes un poema. ¿Cuál sería?

Una terna para ponerlo más fácil: Itaca, de Kavafis, No volveré a ser joven, de Gil de Biedma, 11 de septiembre, de  Wisława Szymborska.

  • En tu libro Precariedad y persistencia, uno de tus poemas se titula Escribir un poema, donde, en clave lírica, das las pautas para componer poesía. ¿Podrías resumirnos brevemente qué elementos debe tener una composición para considerarse poesía?

Síntesis, intensidad expresiva, ritmo, depuración, contemporaneidad, pensamiento subyacente y, por supuesto, algo que decir de un modo que no se haya dicho, al menos en grado de tentativa.

  • En enero fallecieron los poetas Juan Gelman, José Emilio Pacheco, Fernando Ortiz y Félix Grande, además del escritor Manu Leguineche. ¿Qué le pasa al mundo cuando pierde a tantos escritores de golpe?

Nada. Queda su obra, que es lo que importa a estos efectos.

  • Dicen que la poesía historia el alma del hombre, que expresa su pensamiento ¿Qué considera que es más importante en la poesía?

Por destacar un rasgo que se olvida a menudo, que dé noticia de su tiempo, del momento que nos toca vivir a mujeres y hombres, que no reproduzca formas de comunicación caducas.

  • ¿Qué poeta o escritor consideras que te ha influenciado en tu obra?

Son multitud. No sabría elegir. Tengo una gran debilidad por Garcilaso y César Vallejo, pero es afecto y admiración más que filiación.

  • Si fueses a una isla desierta, ¿qué libro y escritor o escritora te llevarías para que te hiciesen compañía?

Creo que no me llevaría ningún escritor ni escritora a menos que estuviesen perfectamente entrenados para la supervivencia. En cuanto al libro, posiblemente poesía. Paul Celan.

  • ¿Te atreverías a escribirnos un par de versos sobre la lectura… o la poesía?

Difícil tarea. Hago trampa y cito La alegría de escribir, de Szymborska:

¿A dónde corre, a través del bosque escrito, esta cierva escrita?
¿A beber del agua escrita
que copiará su hocico como papel carbón?

Agradecemos a Maite su participación en este mes dedicado a la poesía

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 860 seguidores

%d personas les gusta esto: