Feeds:
Entradas
Comentarios

Tras el “Decálogo del buen lector confinado” os proponemos una nueva actividad. Que no paramos es un hecho y que os necesitamos es nuestro leitmotiv.

La idea es leer un fragmento de El principito y, como todavía no podemos juntarnos, que esta lectura sea una grabación coral suma de nuestras aportaciones.

Quien quiera participar, deberá escribir un mail a leseg@unav.es expresando su intención de colaborar; tenéis de tiempo hasta el viernes 29 de mayo. Después, repartiremos los textos entre los lectores voluntarios, textos que deberéis enviar leídos y grabados en horizontal con vuestros móviles a la misma dirección electrónica. Por último, editaremos todos los vídeos y voilà!, tendremos nuestra propia película.

No hace falta ser un Spielberg para participar, solo necesitamos lectores entusiasmados con la idea de no poner freno a la carrera de la animación lectora.

¿Contamos contigo?

¡Muchas gracias!

 

 

 

Buscábamos nuestro decálogo del buen lector confinado, pedíamos vuestra colaboración. Aquí está. Muchas gracias a José Miguel, OntologíaWeb20, Mamen, Azucena, Inmaculada, María Dolores, Idoia, Muga Mendi Taldea, Arantxa, Jacin y Carmen por vuestra participación.

 

  1. El derecho a buscar libros olvidados en casa o que habíamos dejado para leer en el futuro y atrevernos ahora con ellos. Siempre te llevas alguna sorpresa
  2. El derecho a apropiarte de la zona más iluminada de la casa para poder leer y viajar por el mundo a través de los libros de viajes sin salir de casa
  3. El derecho a, en el nombre de la lectura, abusar de tu familia y leer el mismo libro que tu hermana cuando ella se despista y ojear por encima del hombro lo que está leyendo otro familiar
  4. El derecho a saltase el confinamiento a través de los libros, viajando a cualquier sitio y mirando por ventanas de horizonte infinito
  5. El derecho a comentar los libros y aconsejarlos
  6. El derecho a dedicar más tiempo a leer, al menos 60 minutos, para ‘zambullirte’ en la lectura de ese libro taaaaan interesante  y a acompañar la lectura con algún otro privilegio: un café, una infusión, un balcón…
  7. El derecho a comenzar el libro por el final 📕🔁
  8. El derecho a leer los libros que leímos de niños, aunque ya tengamos más de 30 o de 40
  9. El derecho a tener en la mesita del salón una pila de libros e ir leyendo sin orden uno u otro según el estado de ánimo, o no leer
  10. El derecho a no sentir la urgencia de dejarlo en el momento más interesante

 

Adivinanza “Momo”

Anfiteatro, Parque Michael Ende, Garmisch

¿Qué esconde esta adivinanza planteada en Momo, de Michael Ende?

Tres hermanos que juntos viven
y que mucho se distinguen.
Mas cuando distinguirlos quieres
tanto se parecen que no puedes.

 

El primero no está ahí: ha de llegar.
El segundo no está ahí: se acaba de marchar.

Solo está el tercero, el más pequeñito,

sin él no existirían sus hermanitos.

 

Y sin embargo, solo existe el tercero

porque en el segundo se transforma el primero.

Y si pretendes observarlo,

solo verás a uno de los otros dos hermanos.

Así pues, dime :¿son los tres tal vez uno?

¿O son solo dos? ¿O no existe ninguno?

Si puedes decirme cuál es su nombre,

reconocerás a tres poderosos hombres

de un gran reino de soberanos

¡que son ellos mismos! Iguales los tres hermanos.

 

Momo, Michael Ende, Alfaguara, 2019.

Completamos el Reto de lectura 2020 de mayo con este clásico de la literatura infantil y juvenil.

Momo es una chica que vive en las ruinas de un anfiteatro de una ciudad italiana. Es diferente y tiene una cualidad que le hace tener muchos amigos: sabe escuchar. Cuando ella está presente, reina la paz.

Sin embargo esta paz se desestabiliza cuando llegan los Hombres Grises, unos funestos agentes del Banco del Tiempo que han llegado a la ciudad para desestabilizar su quietud y armonía. Este banco acaudala el tiempo de sus clientes a costa de su felicidad. Convencen a las personas de que el tiempo que no es productivo y redunda en el cuidado personal y de la gente, es tiempo perdido; los momentos dedicados al ocio, charlas, descanso, amistad, ayuda… son minutos desaprovechados.

Pero Momo será la única en no dejarse engañar y junto con la ayuda de la tortuga Casiopea y del Maestro Hora, será el principal obstáculo para el fin maquinado por estos seres infelices. Juntos emprenderán una aventura contra los ladrones del tiempo con el fin de salvar a sus amigos y devolver la alegría a la ciudad.
.
Inmaculada Setuáin Mendía

“Hoy quiero hablar del corazón y de los libros. Y de los pequeños jardines y de la primavera. Pero sobre todo de quienes considero que son los grandes olvidados en el universo de los libros. Hoy quiero hablar y darle mi aplauso diario a quienes hacen de las bibliotecas los templos de la palabra, de la memoria y la sabiduría. Hombres y mujeres que conectan como nadie a los autores con los lectores.

Los momentos más emocionantes de mi vida como escritor y como lector los he vivido en las bibliotecas”: puedes leer todo el artículo aquí.

Alejandro Palomas

Fuente: El asombrario

 

.

Clica en la imagen para verla mejor

“Y cuando la tormenta de arena haya pasado, tú no comprenderás cómo has logrado cruzarla con vida. ¡No! Ni siquiera estarás seguro de que la tormenta haya cesado de verdad. Pero una cosa sí quedará clara. Y es que la persona que surja de la tormenta no será la misma persona que penetró en ella. Y ahí estriba el significado de la tormenta de arena”.

Kafka en la orilla – Haruki Murakami

A %d blogueros les gusta esto: