Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Elogios de la lectura’ Category

Juan Luis Lorda Iñarra profesor de Teología Dogmática y Antropología Teológica en la Universidad de Navarra publicó el 24/9/15 en Troa un artículo sobre los beneficios de la lectura, aquí dejamos un pequeño extracto del artículo que se puede leer completo en el siguiente enlace.

Desde hace años conservo una mala fotocopia de una magnífica fotografía de National Geographic. En ella aparecen las recias estanterías de madera de un monasterio tibetano sobre las que descansan unos curiosos paquetes que son escrituras budistas con fundas de tela para preservarlas del polvo. Los estantes no llegan hasta el suelo sino que comienzan a una distancia aproximada de un metro. La foto a doble página lleva este simpático comentario: “Con la esperanza de absorber la sabiduría de las escrituras budistas, sin leerlas, los peregrinos siguen la tradición de gatear bajo el montón de textos sagrados en el monasterio de Pelkor Chode en Gyangzé”. Y, efectivamente, entre los pilares de la estantería y en penumbra, se ve una hilera de personas que pasa agachada bajo los estantes, con los ojos muy abiertos como es propio de quien participa en una experiencia excitante.

La idea de “absorber la sabiduría de los textos sin leerlos” me pareció fascinante y me recordó al gran escritor argentino Jorge Luis Borges, tan amante de lecturas y de libros, y de sacar partido a imágenes y situaciones inverosímiles. Hubiera disfrutado mucho con la escena.

Hay actividades mucho más fáciles que leer. Y muchas otras pueden parecer, de entrada, más placenteras o atractivas; y, desde luego, menos esforzadas. La lectura tiene muchos competidores para los no iniciados y, en nuestros días, más por el aumento avasallador de las conexiones informáticas, que ha multiplicado los contactos, los juegos y las imágenes en circulación; beneficio cultural que también tiene sus costos. Leer es una actividad personal y solitaria que se ha vuelto un poco más difícil y un poco más solitaria. Los que caminaban bajos los libros tenían algo de razón. La sabiduría no se logra solo con la lectura, porque es necesaria mucha experiencia y meditación personal; y la vida no es solo leer. Pero hay un provecho importante que sólo se puede lograr leyendo.

(…)

Los beneficios de la lectura

La lectura aporta por lo menos cinco enormes beneficios intelectuales, que merece la pena detallar.

1. En primer lugar, aumenta la capacidad de pensar y razonar, porque aumenta el vocabulario y las imágenes y ejemplos que puede manejar la inteligencia. (…)

2. Además, la lectura da acceso a la información escrita, que es la más profunda y detallada, en la prensa, en las revistas o en Internet (que generalmente no es lo más profundo, a no ser que se sepa dónde buscar). (…)

3. Aumenta la experiencia de la vida, con la experiencia de otros. (…)

4. Nos facilita el contacto personal con lo que más saben y con lo que mejor han pensado. (…)

5. Acompaña en la vida y proporciona evasión y disfrute. (…)

 

Read Full Post »

En la página de Letras libres, el 6 de junio se publicó un artículo titulado “Contra la arrogancia de los que leen” firmado por Cristian Vázquez. En él, se plantea la disyuntiva de si un lector es arrogante o modesto por su condición de persona leída.

En este blog, nos ha gustado mucho este doble enfoque ya que nos ha suscitado más preguntas que respuestas.

  • Sobre las preguntas que nos han surgido destacamos ¿el arrogante/modesto lo es por ser lector o por ser ese tipo de persona? ¿Por qué a los lectores nos gusta compartir nuestras lecturas, nuestros conocimientos? ¿Preferimos callarnos para evitar críticas? ¿Nos gusta escuchar las opiniones de otros? ¿Nos molesta escuchar las valoraciones del que tenemos enfrente? ¿Por esta razón muchas personas se inventan haber leído ciertos libros, que se pueden considerar clásicos? ¿Por qué evitamos comentar que leemos ciertas lecturas fáciles, por miedo a que nos cosifiquen? ¿Existe el postureo entre los que leemos?
  • Sobre la respuesta, es una y contundente: contra la arrogancia (sin añadidos). Leemos por placer, porque nos gusta compartir la lectura para descubrir nuevos libros, por la aventura del saber.

Esperamos vuestras aportaciones, estaremos encantadas de que contribuyáis a canalizar el debate planteado, ya sabéis que el blog es de todos.

Fuente: Letras libres

Read Full Post »

Desde 1967, el 2 de abril, la Organización Internacional para el Libro Juvenil (IBBY) celebra el Día Internacional del Libro Infantil coincidiendo con la fecha del nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen. El fin es promocionar los buenos libros infantiles y juveniles y la lectura entre los más jóvenes y para llamar la atención de la comunidad internacional sobre la literatura infantil y juvenil.

La sección rusa de IBBY ha sido la encargada de realizar este año el cartel  de esta gran fiesta:

En mi más tierna infancia me gustaba construir casitas con bloques y todo tipo de juguetes, solía usar como tejado libros infantiles ilustrados; en sueños, subía hasta el interior la casa, me acostaba en la cama hecha con cajas de cerillas y contemplaba las nubes o el cielo estrellado, todo dependía de la imagen que más me gustase.

Instintivamente, seguí la ley de vida de todo niño que busca inventarse un ambiente cómodo y seguro, para conseguirlo, un libro infantil fue de auténtica ayuda.

Después me hice mayor y aprendí a leer, (más…)

Read Full Post »

Fuente: skydancingblog.com

Fuente: skydancingblog.com

Esta columna ha sido escrita por Ignacio Morgado Bernal en El País el 16/01/2017.

La lectura es uno de los mejores ejercicios posibles para mantener en forma el cerebro y las capacidades mentales. Es así porque la actividad de leer requiere poner en juego un importante número de procesos mentales, entre los que destacan la percepción, la memoria y el razonamiento. Cuando leemos activamos preferentemente el hemisferio izquierdo del cerebro, que es el del lenguaje y el más dotado de capacidades analíticas en la mayoría de las personas, pero son muchas más las áreas cerebrales de ambos hemisferios que se activan e intervienen en el proceso. […] Está comprobado que la activación regular de esa parte del cerebro fomenta no sólo la capacidad de razonar, sino también, en cierta medida, la inteligencia de las personas.

La lectura, en definitiva, inunda de actividad el conjunto del cerebro y refuerza también las habilidades sociales y la empatía, además de reducir el nivel de estrés del lector. En ese sentido debemos resaltar el excelente trabajo de revisión del novelista y psicólogo Keith Oatley, […], destacando que la literatura de ficción es la simulación de nosotros mismos en interacción. Tras un riguroso y elaborado repaso de datos y consideraciones sobre psicología cognitiva, Oatley concluye que ese tipo de literatura al ser como una exploración de las mentes ajenas hace que quien lee mejore su empatía y su comprensión de los demás, algo de lo que estamos muy necesitados. Esa conclusión es además avalada por neuroimágenes, es decir, por datos científicos que exploran la actividad cerebral relacionada con ese tipo de emociones. La ficción que incluye personajes y situaciones complejas puede tener efectos especialmente beneficiosos. Así y como ejemplo, un trabajo recientemente publicado muestra que la lectura de Harry Potter puede disminuir los prejuicios de los lectores.

Todo ello sin mencionar la satisfacción y el bienestar que proporciona el conocimiento adquirido y cómo ese conocimiento se transforma en memoria cristalizada, que es la que tenemos como resultado de la experiencia. El libro y cualquier lectura comparable son, así, un gimnasio asequible y barato para la mente, el que proporciona la mejor relación costo/beneficio en todas las edades de la vida, por lo que debería incluirse en la educación desde la más temprana infancia y mantenerse durante toda la vida. Cada persona debe elegir el tipo de lectura que más le motiva y conviene. Los niños deben ser estimulados a leer con lecturas adecuadas a su edad y los mayores deben procurarse todo el auxilio que requieran sus facultades visuales para poder seguir leyendo y manteniendo en forma su cerebro cuando envejecen. Un motivo añadido para que los mayores sigan leyendo es la plausible creencia de que no somos verdaderamente viejos hasta que no empezamos a sentir que ya no tenemos nada nuevo que aprender.

Leer artículo completo

Read Full Post »

Read Full Post »

Read Full Post »

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: