Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Entrevistamos a …’ Category

Foto: David Arranz ICAL

Jerónimo Hernández de Castro, (Salamanca, 1965) Es licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad de Salamanca y Diplomado en su Escuela de Formación del Profesorado (Especialidad en Ciencias). Ha cursado el Programa de Doctorado: Perspectivas histórica, comparada y política de la Educación, en la Universidad de Salamanca y su proyecto de tesis se centra en el protocolo universitario.

Desde junio de 2003 es jefe de Protocolo de la Universidad de Salamanca, donde desempeña su actividad desde 1993. Ha participado en numerosos Seminarios y Congresos y publicado diversos artículos y comunicaciones que abordan principalmente el protocolo universitario y sus condicionantes.

Es más conocido por su presencia en concursos culturales de televisión como “Saber y Ganar” de la 2 de RTVE, donde alcanzó los 100 programas o, más recientemente “Pasapalabra” de Tele 5 en el que es, hasta el momento, el concursante con mayor número de participaciones, superando los  200 programas.

***********************************************************

  • ¿Con qué libros comenzó tu afición lectora?

De pequeño recuerdo especialmente los tebeos de Mortadelo y Filemón y los libros juveniles de la editorial Bruguera, clásicos juveniles, novelas de aventuras, y más adelante Los cinco de Enyd Blyton o las novelas de Los tres investigadores.

  • ¿Cuáles son tus escritores preferidos?

Intento que mis lecturas sean variadas y aborden temas muy distintos. La literatura es una parte de ellas y podría citar autores como Amin Mallouf o Murakami, entre otros.

  • ¿Lees en papel o en formato electrónico?

Siempre en papel. Me encanta su tacto y la posibilidad de anotar o subrayar, o dejar señales.

  • Dinos el título de una novela que te haya sorprendido y por qué.

Más que una novela recordaría Cómo hablar de los libros que no se han leído de Pierre Bayard, un ensayo muy recomendable.

  • ¿Qué es para ti la lectura?

Sobre todo es una posibilidad de aprender. Acercarme a realidades distintas desde perspectivas diferentes, para conocer mejor la realidad y, sobre todo, a las personas y a uno mismo.

  • Hay un dicho alusivo a tu ciudad que dice “El que quiera saber que vaya a Salamanca”.  ¿Cómo es tu preparación para un concurso como Pasapalabra?

¡Buena pregunta! La preparación de los concursos culturales es cada vez más exigente. Cada concurso es distinto. Pasapalabra requiere sobre todo conocer muy bien el programa y haber examinado el mayor número posible de “Roscos” para memorizar el mayor número posible de las palabras que aparecen. Además, esa labor debe completarse incrementando todo lo posible tu vocabulario y ampliándolo en los conocimientos más diversos.

  • ¿Recuerdas alguna pregunta literaria del concurso que te haya hecho sufrir?

Sí. Una de las veces que fui eliminado no supe el autor de American Psycho, obra de Bret Easton Ellis. En estas cosas no cabe hablar de sufrimiento, toda ocasión es buena para aprender.

  • Cuándo participaste en “Saber y Ganar” Ibáñez te firmó un cómic de Mortadelo y Filemón, ¿eres un gran lector de cómics? ¿nos puedes recomendar alguno?

Fue un momento de especial emoción para mí. De niño devoraba los tebeos de entonces. Me firmó uno mis primeros Mortadelo. No me considero un gran lector de cómics ahora. Lo último que he leído al respecto es una adaptación en formato manga de La Divina Comedia publicada por Herder que me gustó muchísimo.

  • En la Biblioteca de la Universidad de Navarra organizamos dos clubes de lectura “Entre Líneas” de narrativa, y “Arte9” en los que se leen cómics. ¿Has participado en alguno? ¿Qué te parecen este tipo de iniciativas?

No las conocía y no he tenido ocasión. Los clubes de lectura son una ocasión magnífica para disfrutar de la lectura y además compartirlo con personas que enriquecen tus puntos de vista y favorecen la comunicación interpersonal.

  • Si pudieses ser un libro … ¿cuál sería y por qué?

Sin decirte un título quizá una colección de microrrelatos que expresan mucho en pocas palabras o, por citar un texto concreto, Medianoche de amor de Michel Tournier, una colección de historias sobre cómo viven el amor y el desamor personas muy diferentes. 

Muchas gracias por tu colaboración y que vivan las palabras.

Anuncios

Read Full Post »

Alberto San Segundo es catedrático de Formación y Orientación Laboral en el Instituto Martínez Uribarri de Salamanca. Colaborador con el CAP de la Facultad de Educación de la Universidad de Salamanca desde 1997, imparte clases en el Máster de Formación del Profesorado de la Universidad de Salamanca desde su inicio en el curso 2009-2010. Actualmente es Coordinador del Practicum en dicho Máster.

En 1999 comenzó su colaboración con Radio Universidad de Salamanca a través de Buscando leones en las nubes, un programa de música y literatura que sigue en antena y acaba de cerrar su vigésima temporada.

En 2001 empezó a presentar un espacio de recomendaciones literarias en Onda Cero Salamanca que se prolongó, en distintas etapas (alguna con alcance nacional), hasta 2009. Desde 2010, el programa, que con el título de Todos los libros un libro sigue ofreciendo la reseña de un libro cada semana, puede escucharse también en la emisora universitaria salmantina.

******************************************

  • ¿Con qué libros comenzó tu afición lectora?

Mis recuerdos son más bien vagos. Imagino que con los habituales en las primeras etapas de la vida: Robinson Crusoe, La isla del tesoro, Moby Dick, algunas novelas de Zane Grey, los exigidos en el colegio. En cualquier caso, me recuerdo leyendo muy a menudo. En la adolescencia empecé con algunos libros de la colección Crisol, que mi padre compró íntegra (con un mueble para acomodar los muy pequeños volúmenes). Recuerdo algo de Oscar Wilde, el Baroja de Shanti Andía y Zalacaín, El conde Lucanor, El Mercader de Venecia, Mientras agonizo, El padre Brown de Chesterton, El filo de la navaja y algunos otros (de la mayor parte de los cuales seguro que no entendí nada). En casa había también las colecciones, encuadernadas en piel, editadas, creo, por Plaza y Janés, con las obras escogidas de los premios Nobel y Pulitzer. Me vienen ahora a la memoria Los Buddenbrook, Calle Mayor, El Motín del Caine (y la estupenda película con Bogart), Viento del Este, viento del Oeste. También alguno de los primeros premios Nadal, Carmen Laforet, Delibes, Carmen Martín Gaite, que mi padre compraba puntualmente desde joven. Recuerdo el impacto que me provocó, a los trece o catorce años, la lectura de El Padrino (creo que por algún pasaje de sexo). Y también los tebeos, claro, y, sobre todo, Tintín. Nada excepcional, pues; todo muy diverso, poco ortodoxo y ecléctico, como soy en la actualidad.

  • ¿Cuáles son tus escritores preferidos?

No tengo escritores preferidos. Leo de todo y, como no tengo demasiado criterio, de casi todo disfruto. Me entusiasmaron en su momento Cortázar, Thomas Bernhard, Vargas Llosa, Borges, Fernando Savater (desde otra lógica, no estrictamente literaria), Natalia Ginzburg, Jane Austen, Javier Marías. De todas formas, si contesto a esta pregunta mañana el listado sería otro distinto, y también “fiable”.

Soy un mal lector, con enormes lagunas en relación a las lecturas “canónicas”. He leído y leo mucho, pero mal (“mal” desde un punto de vista llamémosle “racional”; porque siempre he disfrutado y sigo disfrutando enormemente leyendo). Soy, en la taxonomía de Cortázar (hoy tan políticamente incorrecta), un lector “hembra”, me dejo llevar por el caudal de las narraciones, no soy especialmente “activo”, no “penetro” los textos, me arrebatan las historias, que me lleven a conocer otras vidas…

  • ¿Lees en papel o en formato electrónico?

Soy un antiguo, siempre en papel.

  • Dinos el título de una novela que te haya sorprendido y por qué

En su momento, Rayuela, que de chaval cambió mi vida (si es que eso es posible). También Corrección y la autobiografía en cinco libros de Thomas Bernhard. Bella del Señor, de Albert Cohen. Pero una vez más, si contesto dentro de unos días mi respuesta sería otra, igualmente cierta. Tengo una pésima memoria, seguro que hay otras más significativas, no en términos objetivos, sino para mi propia vida.

  • Hay un dicho alusivo a tu ciudad que dice Salamanca no hace milagros, el que va jumento, no vuelve sabio. Utilizamos esta frase para preguntarte qué es para ti la lectura.

(más…)

Read Full Post »

Ilustración: Laura Pacheco

Laura Pacheco (Almería, 1984) es ilustradora e historietista. Estudió Bellas Artes en Madrid. En 2011 puso en marcha el webcómic Let’s Pacheco!. Publicó la serie Problemas del primer mundo en SModa de El País, donde también publicó la serie Divas de diván junto con su hermana Carmen.

Es autora de Señor Pacheco: Agente Secreto (¡Caramba!, 2013) y Problemas del primer mundo (Lumen, 2014) y coautora de Let’s Pacheco! Una semana en familia (Caramba, 2011), Troll Corporation (Astiberri, 2018), Divas de diván (Astiberri, 2018) y Bibliomanías (Pepitas 2019).

Se puede ver su trabajo en http://laurapacheco.com/ y seguirla en IG y TW: @lets_pacheco.

********************

  • ¿Con qué libros comenzó tu afición lectora?

Lo cierto es que mi afición por los libros ha sido siempre muy intermitente. He tenido épocas de ir asiduamente a la biblioteca y otras de no apetecerme leer nada más que las noticias. La casa de mis padres estaba llena de libros y mi hermana Carmen, cuatro años mayor que yo, siempre estaba leyendo. Desde pequeña me han atraído mucho más las ediciones cuidadas y las ilustraciones. Tengo grabadas a fuego algunas ilustraciones en las que me hubiera quedado a vivir y ni siquiera recuerdo de qué iba el libro o si alguna vez lo leí.

  • ¿Cuáles son tus escritores preferidos?

No tengo escritores favoritos, sino libros favoritos. Libros que me enamoraron en su día y que me marcaron mucho en alguna época de mi vida. Me gusta pensar en ellos, recordar lo que estaba pasando en la realidad cuando los leía y lo feliz que me hicieron mientras tanto. Algunos no me atrevería a recomendarlos ni a leerlos de nuevo, porque soy consciente de que tengo una memoria muy subjetiva. Entre ellos están la trilogía de La Fundación de Asimov, Los detectives salvajes de Bolaño y, si puedo incluir cómics, Pollo con ciruelas de Marjane Satrapi o Nausicaä de Miyazaki.

  • ¿Cómo es el proceso creativo a la hora de realizar las tiras o un cómic? (más…)

Read Full Post »

Marcela Duque (Medellín, 1990) licenciada en Filosofía por la Universidad de Navarra, actualmente se encuentra cursando sus estudios doctorales en Filosofía en Washington D.C. Bello es el riesgo es su primer poemario, con el que ha ganado el Premio Adonáis de Poesía 2018.

*****************************************************

  • ¿Con qué libros comenzó tu afición lectora?

No sabría indicar exactamente con cuáles, pero ya se me debía notar cierta afición lectora cuando una profesora de primero de primaria me prestó un libro para que lo leyera. El libro era una colección de cuentos cortos, de una escritora barranquillera, Amira de la Rosa, titulado “La Luna con Parasol.” No recuerdo nada del libro, y no he vuelto a él desde entonces, pero aquel gesto de aquella profesora significó mucho en su momento y fue un gran impulso para seguir leyendo. Siempre he pensado en “La Luna con Parasol” como el primer libro-libro, con más letras que dibujos, que leí enteramente por mi cuenta.

Mi deuda es mayor con otro autor colombiano, Rafael Pombo. Todos los niños colombianos crecen leyendo y escuchando sus célebres “Cuentos Pintados”. Tienen un rima que los hace fácilmente memorables. En casa no teníamos muchos libros, pero sí que teníamos una compilación de las obras de Pombo, “Fábulas y Verdades”. Mi padre solía leerme algunos los poemas y cuentos menos conocidos, y cada noche rezábamos con una oración compuesta por Pombo, “Oración del niño al acostarse”, que mi padre me leía del libro. Sin duda, mi amor por la poesía tiene sus raíces en Pombo.

Resaltaría un último libro, esta vez asignado por el colegio. Otra colección de cuentos de la escritora argentina Elsa Bornemann, “Un elefante ocupa mucho espacio.” Es uno de esos libros de la colección azul de Torre de Papel, dirigidos a niños a partir de los 9 años, así supongo que esa edad tendría cuando lo leí. No recuerdo bien los otros cuentos, pero sí el impacto que me causó uno de ellos, “Potranca Negra”. Releí el cuento muchísimas veces hasta casi aprenderlo de memoria. Me parecía un cuento para saborear, inagotable. El final, tan sorprendente para mí en un primer momento, seguía sorprendiéndome igual con cada lectura. Creo que fue uno de los primeros deslumbramientos literarios, tan importantes para que crezca el amor por la lectura.

  • ¿Cómo comenzó tu gusto por la poesía?

Como decía en la pregunta anterior, creo que Rafael Pombo sembró una semilla. Luego, en la biblioteca del colegio encontré una antología de poemas en inglés que leí con entusiasmo. Hace un par de años estuve visitando a un amiga en su casa y vi que ese libro—el mismo, con el sello del colegio—estaba en su casa. Es una amiga con la que desde muy temprano empezamos a compartir nuestros gustos literarios, así que quizá soy la culpable de que el libro nunca hubiera regresado al colegio. Con esta amiga, cuando teníamos unos 14 años, empecé a ir al Festival Internacional de Poesía de Medellín, que convoca una gran cantidad de poetas de todo el mundo. El Festival tenía lugar durante nuestras vacaciones y nos pasábamos una semana entera yendo de un lado a otro de la ciudad a los distintos recitales poéticos. Quizá ahora me daría pereza tanta intensidad, pero en los años del bachillerato era mi semana preferida del año. Me acuerdo de muchos de los poemas y poetas a los que conocimos en esos días. Creo que esos tres años fueron definitivos. Por entonces empecé a escribir mis primeros poemas.

(más…)

Read Full Post »

Jesús Nieva Ozcoz (Cadreita,1960). Ejerce como profesor de Lengua y Literatura en el colegio San Francisco Javier de Tudela desde 1986. Ganador de varios concursos de relato corto y poesía, también dirige el grupo de teatro “Talía” desde 1986.

En 2015 edita su primera novela El tesoro de la ciudad perdida. La isla del último pirata continúa la saga con otro mítico tesoro sin encontrar, el de Lima, trasladándose del Nueva York de 1913 a la exótica isla de Coco. En 2018 publica su última novela Alas de mariposa.

*****************************************************************

  • ¿Con qué libros comenzó tu afición lectora?

Hubo muchos libros que me encantaron en mi época de estudiante, pero fue realizando Magisterio cuando sentí esa vocación por la literatura, y me llegó de la mano de autores hispanoamericanos. El realismo mágico causaba furor en los años 80 y los relatos cortos de Borges o Julio Cortázar, la narrativa de Vargas Llosa, Cabrera Infante (“Tres tristes tigres”), Gabriel García Márquez, hicieron que al terminar Magisterio quisiera continuar con los estudios de Filología Hispánica en Zaragoza.

Todavía recuerdo la cara de perplejidad del profesor cuando yo le debatía en clase que el protagonista de los relatos de Borges era el propio lector, quien terminaba por completarlos con su imaginación. Ideas muy avanzadas que provocaban la expectación de toda la clase. Me apasionaba la Literatura. En la universidad descubrí “El Quijote” y me cautivó.

  • ¿Cuáles son tus escritores preferidos?

Es muy difícil concretar cuando tu vida trascurre entre programas de estudios de Literatura. Sin duda “El Quijote” es la novela por excelencia. Lo tiene todo y es el referente ideal. Si se trata de poesía, me encantan los del 27, Salinas sobre todo, como poeta del amor o Juan Ramón Jiménez con “Diario de un poeta recién casado”. En teatro, Lorca y Valle Inclán o el mismo Alonso de Santos.

Cuando leo una novela histórica me gusta Posteguillo y, cómo no, mi amigo Carlos Aurensanz. Últimamente he descubierto a Ángela Vallvey.

  • ¿Lees en papel o en formato electrónico?

Papel. Necesito sentir el papel, pasar las páginas, marcarlas, a veces hasta subrayar. Intenté leer en digital y me resulta imposible, es como beber un rioja reserva en un vaso metálico.

  • En la Universidad de Navarra se celebran el club de lectura de novela “Entre líneas”  y el club “Arte9”, centrado en el cómic, en el que una vez al mes se pone en común una lectura compartida. ¿Qué opinión te merece este tipo de actividad?

Maravillosa. Es una de las formas de mantener viva la literatura en esencia. Compartir, expresar ideas y sentimientos. Un libro, desde el momento que se edita, pasa a pertenecer al corazón y al alma del lector. No hay literatura sin lectores porque, al igual que yo hablaba del protagonismo del lector en las obras de Borges, de algún modo en cualquier obra el lector hace suyas las ideas, los sentimientos según su propia vida y sus circunstancias y eso hace que compartirlo proporcione más lecturas, más vida a la obra en las vidas de cada cual. La cultura y el arte tienen vida en las almas de los lectores o espectadores. Esa es su grandeza y lo que nos hace más humanos. Y si el autor está presente le engrandece a él y a los presentes.

  • Como profesor, ¿intentas que tus alumnos se acerquen a la lectura?¿de qué manera?

Uno de los errores de los programas de estudios ha sido juntar en la misma asignatura Lengua y Literatura que, como sabemos, se trabajan con distinto hemisferio cerebral. Gracias a Dios, se ha dado la oportunidad de elegir Literatura como optativa, fuera del examen de acceso a la Universidad. Eso nos ha dado un margen maravilloso para trabajar autores y lecturas sin agobios, sin grandes exigencias académicas, buscando el placer de la lectura y el enriquecimiento interior. Y eso es lo que procuro hacer: seleccionar autores, trabajar por grupos, realizar comentarios de texto y que la literatura deje un buen sabor de boca y un poso que se lleve siempre.

A veces lo que mata el gusto por una asignatura es la obligatoriedad y los exámenes. El alumno se relaja más y aprende más si es voluntario y por gusto, algo que sucede, por ejemplo, en la Universidad donde cada cual ha elegido sus estudios.

Alas de mariposa” es, fundamentalmente autobiográfica. Es el corazón y el alma de Jesús Nieva, su experiencia y sus vivencias con aquellas personas con quienes he compartido la educación, tanto en el aula, en el despacho como en el grupo de teatro “Talía”. He cambiado nombres y fechas por razones obvias, he omitido ciertas situaciones porque quería que fuese un homenaje a la educación, pero todo es real. Llama la atención porque no estamos acostumbrados a que se hable así de los casos de los chicos. He tenido que hablar con ellos y pedirles su permiso, pero todos me han agradecido que me acordara de ellos y hemos llorado juntos recordando tantas vivencias y emociones y eso es lo que emociona al lector.

  • ¿Cuáles son tus futuros proyectos literarios?

Como sabéis, yo estaba escribiendo una trilogía de novelas de aventuras y estaba muy cómodo, pero el editor fue quien me insistió en este cambio de rumbo y creo, sinceramente, que hemos acertado. Estamos trabajando en la difusión de esta novela que tantas alegrías nos está proporcionando. Sobre todo en el ámbito educativo, aunque también en el literario siendo recomendado dos veces por la web de educación nacional Educación 3.0. Así que, de momento seguimos trabajando en “Alas de mariposa” y después probablemente sigamos por este camino de la novela con tintes educativos que tan buena acogida ha tenido y que parece que supone nuestras señas de identidad.

  • ¿Qué es para ti la lectura?

La lectura para mi es ampliar mi vida. La lectura es acercarte e introducirte en otros mundos, otras formas de ser y pensar, otras maneras de vivir y eso me engrandece interiormente. Es un entretenimiento, es un modo de vida en clase y en educación. La lectura es fundamental en mi vida.

  • ¿Crees que ahora se lee mucho, poco o muy poco? ¿Cuáles crees que son las causas?

Siempre nos quejamos de que se lee poco, pero no es cierto, al menos no menos que antes. Por el contrario, he encontrado chicos jóvenes con auténtica afición a la lectura y devorando libros. Siempre he visto chicos con libros no obligatorios en clase, de los que no están en el programa, pero que además vayan leyendo por el pasillo, solo lo he visto este año.

Creo, sinceramente, que se lee y se lee con afición. No me quejo y no buscaría demasiadas causas. Un amigo con quien comparto la afición de la guitarra, salió de la escuela a los catorce años y ha trabajado desde entonces. Compró mi libro por afinidad afectiva y se sorprendió al ver que le gustaba. Jamás había leído un libro desde la escuela. Ahora ha leído los tres míos y le he regalado más. Él me dice que lo ponga de ejemplo. Hay personas que no saben lo que les gustaría leer, no lo han intentado siquiera. Hay adultos que odiaban leer en su periodo de estudiantes. No sabemos los caminos por los que se llega a la lectura. Todos son válidos y nunca es tarde. Si un adolescente me dice que no le gusta leer, no le doy demasiada importancia. Es normal.

  • ¿Con qué escritor te gustaría tomarte un café?

Innumerables. El café que tomé con Carlos Aurensanz en Tudela fue de lo más reconfortante. Quisiera estar con todos, de verdad. ¿Otra navarra? Tadea Lizarbe. ¿Nacional? Admiro al profesor Posteguillo y me encantaría preguntarle muchas cosas. Ya le admiraba mucho antes de ser premiado. Digo éstos porque sé que podré hacerlo, sin duda. En ficticio me encantaría conocer a Miguel de Cervantes. Fue muy desgraciado, incomprendido y poco valorado. Me gustaría decirle: “Aquí tienes un amigo, que sabe más de personas que de literatura”.

Muchas gracias Jesús por compartir con nosotros tu pasión lectora.

 

 

 

Read Full Post »

Foto: Pepa González
Comicteca de la Biblioteca Regional de Murcia

José Antonio Gómez Hernández se define como un lector de tebeos, aunque también es profesor de Biblioteconomía y antes fue bibliotecario en la Universidad de Murcia. Es Doctor en Filosofía y Licenciado en Historia Contemporánea. Considera que ha tenido mucha suerte al trabajar sobre sus pasiones: la enseñanza, la gestión cultural y editorial, las alfabetizaciones o el estudio de las bibliotecas y las necesidades de sus usuarios. Mantiene desde 2008 jirotaniguchi.com, un blog que ha alcanzado por ahora las novecientas reseñas de cómics recomendables para bibliotecas.

******************************************

  • ¿Con qué libros comenzó tu afición lectora?

Los tebeos del oeste como Jim West, Tintín, Asterix o Mortadelo me acompañaron los primeros veranos de mi recuerdo como lector. Luego me engancharon las series de Los Hollister y Los cinco. Y la mayoría de edad me llegó con Rayuela o Cien años de soledad debajo del brazo.

  • ¿Cuáles son tus escritores preferidos?

Para mí Jiro Taniguchi fue un impacto, me volvió a hacer lector de tebeos a través de El almanaque de mi padre o El caminante. Citaría también a Carlos Giménez o Allison Bechtel en cómic, y en novela a Paul Auster, Murakami, Sarah Waters, Richard Ford o William Boyd.

  • Mantienes el blog jiotaniguchi.com, ¿cuáles son tus imprescindibles?¿y cuál recomendarías a un lector para iniciarse en este género?

Además de los que ya he citado, a un lector adolescente le diría que leyera Blankets de Craig Thompson, y a uno más adulto le recomendaría Paracuellos de Carlos Giménez y Una oportunidad entre mil de Cristina Durán y Miguel A. Giner.

  • Los cómics son una forma de integrar dos formas de arte, ¿crees que reciben el reconocimiento que se merecen?

Todavía no, porque, aunque se ha mejorado, es muy difícil que los autores puedan vivir de su trabajo creativo, incluso los de mayor nivel de venta. Y en la mayoría de las bibliotecas públicas las comictecas tienen colecciones escasas y que no reflejan las corrientes actuales. Un valor de los cómics es su potencia para hacer lectores. Muchos no lectores se hacen lectores de cómic y desde ahí, lectores “a secas”. En el cómic los lectores tienen que recrear lo que ocurre de una viñeta a otra, y eso les hace imaginar, reconstruir la historia a su manera, desarrollar el pensamiento visual. Me parece relevante en una sociedad que transita de lo textual a lo visual.

  • En la Universidad de Navarra se celebran el club de lectura de novela “Entre líneas” y el club “Arte9”, centrado en el cómic, en el que una vez al mes se pone en común una lectura compartida. ¿Qué opinión te merece este tipo de actividad?

Tengo un club de lectura de cómics en la Facultad de Comunicación desde hace casi diez años, y es un placer porque nos encuentra en torno a nuestras lecturas a estudiantes de varias facultades, profesores y personal de gestión. Un espacio libre e intergeneracional de diálogo en torno a la lectura de la novela gráfica es un caso casi único, ejemplar, admirable, un disfrute… Se debería hacer una investigación sobre lo que suponen en España los clubes de lectura, que nos permitiera saber cuántos hay, con qué tipologías, con qué actividades y qué trayectoria lectora. Tendríamos bien documentado un caso de éxito, que hace leer desde personas con discapacidad a interesadas en poesía, cómic o ensayo.

  • ¿Cómo le explicarías a un alumno recién llegado a la Universidad la importancia de la Biblioteca?

Las bibliotecas durante los años de Universidad son un espacio de libertad y de oportunidades. En la biblioteca te encuentras con las personas con las que compartes problemas, deseos, emociones, en la biblioteca se producen hallazgos casuales que emergen solo hojeando un libro o una web. En la biblioteca se encuentran espacios de luz, de conocimiento, pero a la vez espacios de un silencio simbólico que necesitamos. Las bibliotecas aportan tiempo para saber, para pensar, para descubrir, porque en ellas somos capaces de decidir dónde centrar nuestra atención. En la biblioteca nos regalan tiempo.

  • Has trabajado como bibliotecario en la Universidad de Murcia, ¿qué te has llevado de esos años?

A veces me encuentro con algunas de las personas a las que presté libros y nos recordamos con gusto, apreciando lo que supuso que alguien les dijera ¡léete esto! Eso es una felicidad. Y sigo reuniéndome con tres de mis compañeras de aquella época treinta años después. Así que diría que las bibliotecas unen mucho. Con razón los bibliotecarios, aunque estén poco remunerados declaran que nunca cambiarían de profesión.

  • “¡Qué suerte!, todo el día leyendo…” o ¿”te has leído todos los libros de la Biblioteca”? son frases que muchos bibliotecarios hemos escuchado. Como conocedor, formador, investigador en Biblioteconomía, ¿crees que nuestra profesión sigue siendo una desconocida para los usuarios?

Las bibliotecas son el servicio público mejor valorado cuando se pregunta a la ciudadanía. Así pasa año tras año en Cataluña, por ejemplo. Y en Navarra el estudio que se hizo sobre el valor de las bibliotecas mostró su gran rentabilidad social. Quienes nos usan nos aprecian muchísimo, e incluso los no usuarios creen que debe apoyarse la biblioteca, por ejemplo, dedicando a ellas parte de nuestros impuestos. Pero eso no quiere decir que no tengamos que luchar por un mejor conocimiento social de la profesión, porque se puede cuestionar si somos necesarios, y de hecho muchos bibliotecarios y bibliotecarias, sobre todo en los municipios pequeños y medianos, tienen condiciones laborales muy precarias porque no se materializa en reconocimiento económico el trabajo informativo, educativo y social que hacemos.

  • ¿Qué es para ti la lectura?

Con frecuencia es un refugio del exceso de ruido, y una forma de dedicarme tiempo a través de las vidas de otros, de hacerme pensar y sentirme mejor gracias a la emoción que me aporta.

  • Si pudieses ser un libro … ¿cuál sería y por qué?

El caminante, de Jiro Taniguchi: trasmite una actitud ante la vida que nos hace mejores personas.

Te agradecemos tu colaboración y te deseamos unas Felices Fiestas

Read Full Post »

Krzysztof Konrad Porosło (Szczucin, Polonia, 1988). Sacerdote de la Arquidiócesis de Cracovia. Tiene una maestría en teología en la Universidad Pontificia de Juan Pablo II en Cracovia, una Licenciatura teológica en dogmática en la Universidad de Navarra y actualmente cursa estudios de doctorado en teología dogmática en la Universidad.

Ha publicado entre otros Liturgia Jezusa Chrystusa (La liturgia de Jesucristo), Święta codzienność (La santa cotinianidad) y con el prof. Robert J. Woźniak han publicado en este año un manual de sacramentología Znaki Tajemnicy (Los signos del Misterio). En total es autor o editor de más que 20 libros dedicados principalmente a temas litúrgicos.

***************************************

  • ¿Con qué libros comenzó su afición lectora?

En casa de mi familia hay una biblioteca grande porque mis padres, especialmente mi padre, leen muchísimo. Por eso desde pequeño he tenido mucho contacto con los libros: primero con los cuentos para niños (todavía hoy me gustan mucho los cuentos de tradición semítica), luego con las lecturas de la escuela. Sin embargo, tengo que decir que durante la escuela primaria no me gustaba leer. Prefería hacer deporte o jugar con el ordenador. Todo cambió por un castigo muy duro que recibí de mis padres: un mes sin ordenador y tele. Entonces, por aburrimiento, le pedí a mi padre un libro interesante para leer. Mi padre me recomendó las novelas de Karl May sobre las aventuras de Old Shatterhand y su amigo, el indio apache Winnetou. Por la amistad con ellos me hice amigo de los libros en general.

  • ¿Cuáles son sus escritores preferidos?

En este momento leo tantos libros que no es fácil para mí responder a esta pregunta. Por supuesto, en primer lugar soy teólogo. Por eso leo sobre todo libros científicos de mi materia y tengo mis teólogos preferidos como Hans Urs von Balthasar, Joseph Ratzinger, Henri de Lubac, Jean Daniélou. Para descansar leo novelas policíacas y mis escritores preferidos entre otros son: Harlan Coben, Lee Child, Tess Gerritsen y un joven escritor polaco Remigiusz Mróz. También me gustan mucho las novelas filosóficas‎ y de este tipo prefiero los libros de Michael D. O’Brien que es un escritor canadiense y Charles Martin, de los Estados Unidos. Además, me encanta el estilo un poco irónico de Gilbert Keith Chesterton. Y de entre los famosos escritores polacos recomiendo especialmente a Henryk Sienkiewicz que ganó el Nobel en 1905. Aunque sus libros son novelas donde el autor construye los personajes y sus aventuras (historias de amor y de guerra), siempre lo hace en base a una historia real. Por eso, a través de sus libros, se puede conocer un poco la complicada historia de Polonia.

  • ¿Qué género literario le gusta más?

Como ya he dicho me gusta leer casi todos los géneros. Ya he numerado los libros científicos de teología, especialmente de liturgia a la cual me dedico científicamente. Pero también leo mucho sobre el principio del universo, de cosmología, de las relaciones entre la fe y la ciencia (science). Me relajo mucho cuando tengo en mis manos una nueva novela policíaca que no me permita ir a dormir porque no puedo desprenderme de ella. Soy capaz de leer casi toda la noche. Algunas veces, pero no frecuentemente, leo algo de poesía, por ejemplo alguna poesía de Charles Péguy o de un famoso poeta polaco, Cyprian Kamil Norwid. Hay solo un género que no me gusta para nada: el fantástico.

Y al final, el libro más importante para mi, por supuesto, es la Sagrada Escritura. Este es el único libro que leo todos los días.

  • ¿Prefiere leer en papel u online?

Definitivamente prefiero los libros en papel. Creo que hay algo especial en el contacto con el libro. Me gusta mucho el olor característico de un libro nuevo. Muchas veces “discuto” con el autor haciendo mis notas al margen del libro. Hay una “magia”, algo especial que no puedo nombrar en la posibilidad de tocar el libro, de tenerlo en tus manos. Sin embargo, por razones prácticas últimamente leo la mayoría de los libros online, en mi Kindle. Cuando vivo en España durante mis estudios, solo puedo comprar libros en polaco online. Además, en el colegio y en el seminario aprendí las técnicas de la lectura rápida, por eso, un libro me sirve solo para dos o tres días como máximo. Tengo que comprar muchos libros. Comprarlos en el formato digital es para mi más rápido y más cómodo, y automáticamente se resuelve un gran problema de los bibliófilos: no es necesario tener mucho espacio para todos estos libros.

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: