Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Entrevistamos a …’ Category

Pablo Zulaica Parra (Vitoria-Gasteiz, 1982). Licenciado en Publicidad y relaciones públicas por la Universidad de Navarra y creatividad publicitaria en COMPLOT (Barcelona) y El Semillero (Ciudad de México), se convirtió esencialmente al periodismo narrativo, pero siempre mantuvo el interés por la ortografía. Por eso un buen día de 2009 comenzó una iniciativa para recuperar las tildes perdidas en los anuncios que están en la vía pública. Ha publicado el cuento Los acentos perdidos (Lumen, 2010) y Un fin de semana en la coladera (Montena, 2014).

Publica como freelance en medios españoles y mexicanos. Ha participado en libros colectivos como Inquietos Vascones (Desnivel, 2013) o Antolojía 2009-2014, selección de textos de FronteraD (2014)

  • ¿Con qué libros comenzó tu afición lectora?

Los primeros libros que recuerdo fueron Platero y yo -me lo leía mi padre- y La isla del tesoro. A este me encantaba verle la portada, pero no sé si lo leí. Era muy pequeño. Mi lectura más activa era quitarle el periódico a mi padre en cuanto entraba en casa. Leía lo mismo libros de excursiones por Álava que fichas de minerales. Y lo que nos mandaban en el cole. Quizás los libros de Fray Perico, el personaje de Juan Muñoz Martín, fueron los primeros que me engancharon. La primera novela que leí completa sin que me indujeran fue Gump & Company, la secuela de Forrest Gump, durante unas vacaciones. Después, creo que Braveheart.

  • ¿Cuáles son tus escritores preferidos?

Fuera de la crónica actual, podría decir que a quien más he leído es a Albert Camus. Y un hallazgo alucinante para mí fue Haroldo Conti, que me recomendó un editor amigo. Si quieren reírse a carcajadas no me hagan caso, pero, si no, pueden leer Sudeste. Es una especie de El viejo y el mar rioplatense. Ficción, sí, pero sólo parece posible como una suma de verdades y de mucha observación hacia fuera y hacia dentro.

  • ¿Qué género literario te gusta más?

La crónica narrativa, por sus posibilidades de enseñarnos lo que sucede alrededor. Requiere precisión y creatividad y permite también el análisis. Aunque hay que leer otras cosas, desde luego. Hilando con la respuesta anterior, Ander Izagirre escribe como la seda y además le pone el humor que otros de mis favoritos me dejan a deber. Mis otras referencias del género son Martín Caparrós y Leila Guerriero. Y ahora abrí La isla de Sajalín, una crónica de Chejov que tiene más de un siglo, y me está gustando más que sus cuentos.

  • ¿Lees en papel y/o en formato electrónico?

Por mucho tiempo el libro electrónico no me sedujo. Pero viajo cuanto puedo, siempre con mochila de 55 litros, y aunque estoy la mayor parte del año en Ciudad de México, paso temporadas en casas diferentes porque no siempre hay sitio al regresar. Cuando viajo a casa descargo los libros que junté en papel, que por supuesto sigo leyendo porque no hay otro formato igual. Pero, sin una casa estable, más vale tener muchos otros en una tableta.

  • En vacaciones ¿qué libro no va a faltar en tu maleta?

Cuando pienso en un viaje largo suelo elegir crónica o ficción ambientada en el destino, o bien algún clásico para deshacer alguna deuda histórica. Muy probablemente me lleve algo de Paul Theroux o de Bruce Chatwin. Pero, de repente, me encontré con que siempre leo varios a la vez.

  • ¿Qué es para ti la lectura?

Respondería con café, pan con aceite de oliva, libros y editor de textos. Sin que suene muy sacrílego, o sí, lectura y escritura son dos caras de lo mismo, y solía decir que para mí eran como una religión. Como trabajo por mi cuenta, me dan la rutina, el ritmo que necesito para tener una vida ordenada y también, bien medidos, una posibilidad de mejorar y una razón de ser. Leer me centra. No sólo me prepara y forma, sino que predispone el cerebro para empezar a escribir y a ser, como si te diera la clave para empezar a hacer la música.

  • ¿Tienes en proyecto algún nuevo cuento u obra literaria?

Sí, una idea de cuento, pero, sobre todo, un libro de crónica a punto de entregar. Es “durante” viajes, porque, como suele suceder, el viaje en sí es sólo un pretexto, el esqueleto necesario.

  • En la Universidad de Navarra se celebra el club de lectura “Entre líneas” en el que una vez al mes se pone en común una lectura compartida. ¿Qué opinión te merece este tipo de actividad?

Me parece que lo más difícil es encontrar la vocación de cada uno, la región del mundo que te llama, el género de libros que te gusta más. Así que todo lo que sea dar a conocer, abrir puertas insospechadas, provocar sin obligar, me parece magia. Y en concreto, la pequeña lista que he encontrado en Entrelíneas me ha clavado el aguijón. ¡Proponéis el Cáucaso e Irán!

En 2009, mientras trabajaba en una agencia de publicidad. En esos términos, era una campaña de guerrilla. Te das cuenta de que a veces sólo queremos parecer correctos, que se vea la fachada de un producto o una marca, o de nosotros mismos. Pero, a veces, ni eso. Me llamaba la atención la cantidad de errores en la calle en carteles públicos, firmados, sobre todo, por instituciones. Veía poca vocación por cuidar el espacio común, especialmente de quienes, en teoría, quieren mejores ciudadanos. Sintetizando, veía niños inducidos a aprender mal y a no preguntarse por su entorno.

  • ¿Qué opiniones ha despertado esta acción ortográfica? ¿Alguna desde las administraciones?

En general, muy buenas. Pasó un año entero hasta que me decidí a empezarla, no las tenía todas conmigo. Vienes de un contexto donde quien escribe mal lo hace porque quiere y te encuentras con que hay quien hace lo que puede porque no tuvo tus oportunidades. No puedes decir siempre lo que piensas y tampoco es sólo verlo, lleva un tiempo entenderlo. Aunque siempre lo tomé como una llamada de atención, o a la atención, de quienes tienen responsabilidades sobre los ciudadanos. Pero también, bien hablado y sin dogmas, se puede defender que todo el mundo tiene derecho a conocer recursos para escribir mejor, no sólo los funcionarios.

Pasaron varias cosas: una multa por mal uso del mobiliario urbano, un aval de los jefes de quienes nos multaron por nuestra actividad “cultural y educativa”, invitaciones de escuelas públicas y privadas para dar charlas, un cuento para niños, una obra de teatro, un comercial de una marca de refrescos, una TEDx Talk y los talleres de redacción que ahora imparto. A la postre, significó dedicarme a escribir. Pero a ocho años de aquello tengo un discurso mucho más flexible, o eso creo. Veo lo fácil que es meter la pata, y en algunos contextos tolero las faltas sin que me sangren los ojos. Prefiero el fondo ante la forma, aunque la forma en sí, lo mantengo, también puede guardar mucho fondo. Si todo esto es muy largo, podemos reducir la búsqueda del proyecto a una palabra que se aleja de fallos y aciertos: actitud.

Muchas gracias por tu disposición, tan positiva y colaboradora.

Read Full Post »

Teresa Gutiérrez Cabiedes (Pamplona, 1977) es Licenciada en Periodismo y Doctora en Comunicación Pública por la Universidad de Navarra.

Ha trabajado para diversos medios de comunicación y en la actualidad trabaja como periodista freelance. Máster en Creación Literaria por la Escuela Contemporánea de Humanidades, ha publicado El hechizo de la comprensión. Vida y obra de Hannah Arendt, Secretos de un arzobispo, Palabra de Hannah Arendt: ser o no ser periodista en la era punto cero y Van Thuan, libre entre rejas.

  • ¿Con qué libros comenzó tu afición lectora?

La verdad es que, supongo que como todos los niños, con los cuentos y la guía de teléfonos (si te mandaban buscar algo, es que ya eras mayor). Me encantaban las historias de héroes, luego las Aventuras de Los Cinco, novelas históricas (especialmente las vidas épicas de algunos santos) y poesía a cualquier hora.

  • ¿Cuáles son tus escritores preferidos?
Me es imposible sintetizar así porque son muchísimos y depende de los géneros y de las etapas de la vida. Pero me chifla cualquier clásico castellano (de novela, poesía, teatro o espiritualidad), los griegos (en pensamiento) y Shakespeare (del que también disfruto con adaptaciones magníficas al cine). Me abduce irremediablemente la literatura escrita por judíos. Nunca me canso de leer ensayos de Alejandro Llano (que es mi maestro), quien además te conduce a otros muchos pensadores. También me descansa un montón leer novelas de humor con crítica social (especialmente de Jonas Jonasson y Romain Puértolas) y cualquier cuento, novela o historia de/sobre libros, librerías, libreros, escritores, etc.
  • ¿Qué género literario te gusta más?

Soy una roedora de ensayos y de libros de espiritualidad. Pero, para desconectar del mundo y conectar con lo que me importa, tengo siempre una buena novela entre las manos (de héroes anónimos de la Segunda Guerra Mundial las he agotado ya:-). Para momentos que piden belleza, poesía (generalmente al aire libre) y, si puede ser, compartida con los míos en voz alta. Pero también me encanta el cómic (Tintín y  Mafalda, sobre todo). Y me atrapan los libros sobre psicología y educación: uno de mis últimos descubrimientos ha sido Catherine L’Ecuyer, a la que deberían dedicar una plaza con una estatua al sentido común que hemos perdido en algún punto del camino.

  • ¿Dónde sueles leer?

Quizás la pregunta es al revés: ¿dónde no lees? Mis lugares preferidos para leer son un templo hermoso y la orilla del mar. Pero lo habitual es por la calle, en el bus, en la cama… y mejor no seguir dando pistas sobre lugares que solemos frecuentar con cierta calma y sentados. Bueno, y… la última vez que empotré el coche fue por ponerme a leer en un semáforo en rojo que cambió a verde mientras yo buceaba en letras.

  • Estudiaste en la Universidad de Navarra, ¿qué recuerdas de aquellos años?, ¿frecuentabas la Biblioteca?

(más…)

Read Full Post »

Lucía Baquedano Azcona (Pamplona, 1938) estudió secretariado y trabajó en ese campo durante 9 años.

Autora de varios relatos infantiles y juveniles, en 1979 se presentó a la convocatoria de premios literarios de la Fundación Santamaría con la novela Cinco panes de cebada, que fue finalista del premio Gran Angular, lo que la animó a seguir escribiendo. En 1981, esta obra fue publicada por ediciones S.M.

En 1980, obtuvo el segundo Premio El Barco de Vapor, de literatura infantil, con La muñeca que tenía 24 pecas y, en 1986, el Premio Barco de Vapor con el libro Fantasmas de día, que fue incluido en la Lista de Honor del IBBY de 1988 y en el boletín anual de libros recomendados de la Jugendbibliothek de Múnich. Recibió también el premio de la Feria del Libro de Almería por Me llamo Pipe. En 1993 obtuvo el premio de la Comisión Católica Española para la Infancia por La casa de los diablos, y lo volvió a recibir en 2002, por El pueblo sombrío.

.

******************************

.

  • ¿Con qué libros comenzó su afición lectora?

Empecé con los infantiles que todos hemos leído de niños, pero pronto tuve mis preferencias y seguí fielmente a “Mari Pepa”, de María Claret y Emilia Cotarelo.

  • ¿Cuáles son sus escritores preferidos?

Me gustan bastante Miguel Delibes, Ian McEwan, Irène Némirovsky, Lawrence Durrell, Sandor Marai

  • ¿Cómo le entró el gusanillo de la escritura?

El gusanillo me llegó muy pronto, todavía niña y porque me gustaba mucho leer. Casi diría que aprendí a la vez a leer cuentos y a escribirlos.

  • Sus libros se publican en colecciones infantiles y juveniles. ¿Por qué se centra en ese público?

Me dedico a niños y jóvenes porque es a esa edad cuando más he disfrutado leyendo y me encanta dedicarme a ellos.

  • ¿Ha escrito alguna historia para adultos?

Hasta ahora no he publicado nada para adultos, pero si un día tengo una idea que me parece más apropiada para mayores que para niños, lo escribiré sin problemas.

  • Cinco panes de cebada fue su primer libro publicado en 1981. Más de 35 años después y otras tantas ediciones sigue vigente. ¿Qué supone este hecho para usted?

Cinco panes de cebada me ha dado muchas satisfacciones, porque lo escribí siendo muy joven, lo publiqué veinte años después, y a pesar del tiempo transcurrido sigue gustando a los jóvenes lectores.

  • ¿Tiene pensado publicar una nueva novela?

En este momento tengo en sus inicios una novela para jóvenes.

  • En la Universidad de Navarra se celebra el club de lectura “Entre líneas” en el que una vez al mes se pone en común una lectura compartida. ¿Qué opinión le merece este tipo de actividad?

Me gustan mucho los clubes de lectura porque fomentan la afición, y leer y compartir las opiniones de los participantes es enriquecedor.

  • ¿Puede dar algún título a los jóvenes que quieren iniciarse en la lectura?

Es difícil  dar un título por los diferentes gustos de los jóvenes. Ahora parece que les atraen los terroríficos, de vampiros y muertos vivientes, que precisamente son los que a mí no me gustan. A los que se inician les recomendaría algo de fácil lectura para que no se echen atrás. Y si eso lo consiguen con vampiros, pues que los lean. La cosa es que disfruten haciéndolo, para que continúen leyendo.

  • ¿Cómo animaría a un no lector a que se introdujese en el maravilloso mundo de la lectura?

Diría más o menos lo que en la respuesta anterior. A veces queremos que lean “algo bueno”, y a veces a ellos ese “algo bueno” se les cae de las manos. Para llegar a ello tal vez es necesario leer antes a Julio Verne, Stevenson, Richmal Crompton, Joan Manuel Gisbert o Concha López Narváez, que por cierto, son muy buenos.

Agradecemos a Lucía Baquedano su tiempo e interés y le deseamos un futuro exitoso.

 

Read Full Post »

img_20170123_232501_725Beatriz de Silva Ruiz de Austri (1997, Cáceres) estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas de la Universidad de Navarra. Autora del poemario Mármol.

********************

  • ¿Con qué libros comenzó tu afición lectora?

Mi madre y yo solíamos leer juntas todos los libros de la colección ‘’El barco de vapor’’. Ella me ayudaba y me enseñaba el vocabulario cuando era muy pequeña. Después, seguí mi pasión por la lectura con las aventuras de Los cinco y Torres de Malory de Enid Blyton o Puck de Lisbeth Werner. Me introduje en el mundo de la lectura con los mundos de fantasía y de aventura pero, desde ahí, fui educando el gusto en casi cualquier género.

  • ¿Cuáles son tus escritores preferidos?

He tenido escritores preferidos muy dispares dependiendo de la etapa, de la edad y, por supuesto, del género. Al principio eran Enid Blyton, Agatha Christie, Julio Verne y Emilio Salgari… Ahora mismo diría que son Herman Hesse y John Steinbeck. En cuanto a poesía, mis favoritos son Fernando Pessoa, Federico García Lorca y Blas de Otero. Últimamente he descubierto a Miguel D’Ors y también lo consideraría de mis favoritos.

  • ¿Qué género literario te gusta más?

Siempre me conquistará una buena historia de aventuras o de fantasía, pero también sé que no podría vivir sin las de ciencia ficción. Ahora me siento muy inclinada hacia las novelas de realismo social (de ahí Steinbeck).

  • ¿Lees en formato electrónico y/o en papel?

Siempre en papel. Si leo algo en formato digital es porque no hay otro remedio… Para mí el placer de la lectura tiene mucho que ver con la sensación de pasar las páginas. Me gusta mucho mirar el libro por fuera antes de leerlo; hojearlo, mirar la portada, cómo está ‘’vestido’’. Sobre todo si es antiguo.

  • Mármol está dividido en los cuatro elementos de la naturaleza: Agua, Fuego, Aire y Tierra. ¿Qué sentimiento abordas en cada parte?

Tierra es el primer capítulo. Trata sobre aspectos más mundanos, reflexiones de la vida cotidiana. En cambio en Agua hay poemas que ahondan en la muerte, la vida, Dios, el sentido del dolor, etc… Aire es un poco más liviano, son poemas sobre el amor y para el amor. Y, por último, Fuego recoge los sentimientos de ira, odio o sufrimiento negativo.

  • ¿Ya tienes alguna idea para tu próximo libro? ¿Seguirás por la senda poética, o piensas introducirte en la narrativa?

Probablemente ninguna de las dos. No puedo asegurar que vaya a convertirlos en libro, pero me está gustando mucho escribir ensayos. No tengo pensado dejar de escribir poesía y, si llega el momento en el que tenga suficientes poemas reunidos, volveré a la carga con un nuevo poemario. Además, escribir narrativa siempre ha formado parte de mi vida, así que, aunque tampoco puedo decir que tenga un proyecto próximo de publicar algo, mi cabeza está llena de ideas.

  • ¿En qué momento te entró el gusanillo de la escritura?

A los 9 años. Lo recuerdo perfectamente, además. Después de leer tantos libros de aventuras y de ver tantas películas (porque siempre me ha apasionado el cine) tenía la cabeza llena de historias fantásticas. Un día antes de dormir cogí una libreta y un boli y me puse a escribirlas. Después se convirtió en algo diario, ya tenía hábito de escribir, y desarrollé toda una novela uniendo las historias. Una vez que empecé, las ideas se agolparon en mi mente y tuve que organizarme para escribir diferentes historias al mismo tiempo. Dependiendo de cómo me sentía a la hora de sentarme a escribir, abordaba un proyecto u otro. Era estresante a veces porque la cabeza siempre iba más rápido que el cuerpo pero, eso sí, nunca me aburría.

  • ¿Eres usuaria activa de las bibliotecas? ¿Cómo animarías a otro estudiante a utilizar la Biblioteca?

Soy más de librerías. En casa tenemos nuestro propio proyecto de biblioteca particular donde no faltan nunca los libros esenciales, es una maravilla. Mis padres son lectores empedernidos y he sacado el hábito y gusto de leer gracias a ellos. Vamos ampliando nuestra biblioteca aportando, de vez en cuando, nuevos ejemplares y así, además, ayudamos al sector. De todas maneras, aunque sería genial poder tener cada libro que deseáramos, es imposible, así que muchas veces tiro de biblioteca. En este sentido animaría a todo el mundo a tener un buen bagaje de lecturas ‘’obligatorias’’ en casa y de ir aprovechando la fantástica oportunidad que son las bibliotecas para ampliar dicho bagaje. ¡Las bibliotecas son un regalo!

  • El cine adapta muchas novelas a la gran pantalla, sin embargo también existen películas basadas en poemas como “O brother!”, “Braveheart”, “Mulan” o “Pesadilla antes de Navidad”. ¿Qué crees que tiene la poesía para trasladarla al cine?

La poesía es una forma de dar a conocer una historia pero sin contarla. Es algo así como pintar en vez de escribir. Cada verso son pinceladas que no siguen un ritmo lineal sino que simplemente ocurren y la mente no sabe explicar cómo pero, de pronto, entiende. Cada uno lo hace de una forma distinta. Creo que es la forma más personal de contar una historia, porque es diferente y específica para cada persona. El cine busca mucho ese reconocimiento y esa sensación. Es una mezcla entre un cuadro y un libro así que, teniendo ese gran potencial, es una herramienta muy valiosa para hacer poesía si se utiliza bien.

  • ¿Con qué personaje literario te identificas?

Básicamente con cualquiera donde el autor me haga reconocerme. Cada personaje es una persona y podemos sacar cosas en las que identificarnos. Por eso leemos al fin y al cabo, para conocernos más a nosotros mismos. Eso sí, me gusta identificarme siempre con los protagonistas.

Muchas gracias por colaborar con nosotros y mucha suerte para el futuro.

Read Full Post »

A: JAVIER SESMA F: 13-DICIEMBRE-2016 P: NICOLAS LÒPEZ CISNEROS L: PAMPLONA T: ENTREVISTA ESCRITOR

A: JAVIER SESMA

Nicolás López Cisneros (Ordizia, Guipúzcoa, 1963), directivo de una empresa navarra. Profesor de Universidad. Autor de Contrátame y Gana, Pandemia Selectiva, y Traición en la Almazara.

Una vez acabada la carrera de Ingeniería Industrial en Bilbao, he ejercido mi profesión en diferentes empresas de diferentes sectores (automoción, telecomunicaciones, consultoría, etc.) En mis viajes de trabajo, he recorrido múltiples países de todos los continentes. Desde Rusia a Argentina, pasando por Marruecos, India y USA., directivo de una empresa navarra. Profesor de Universidad.

Enamorado de los relatos de acción desde mi más temprana infancia, no pasa un día sin leer un libro de alguno de los escritores del género. Mezclando aspectos de novela negra, tensión y paisajes exóticos, mis obras tratan el complejo mundo de los descubrimientos tecnológicos producidos en las grandes organizaciones. Considero, que el espionaje del siglo XXI es el realizado por las grandes corporaciones. Es frecuente ver en prensa noticias de juicios multimillonarios, entre empresas conocidas a causa de la utilización fraudulenta de patentes. En este mundo en donde se mueven ingentes cantidades de dinero, todo vale.

Mi primera novela (Contrátame y gana) trata sobre el robo de un chip diseñado para el mundo de los videojuegos. La segunda (Pandemia Selectiva), la comercialización por una empresa farmacéutica de virus desarrollados para matar selectivamente a cualquier etnia que se desee. La tercera sobre cómo una gran corporación se quiere adueñar del control mundial del “Oro verde”. Ésta última se desarrolla principalmente en Navarra

Me encanta que mis lectores definan mis obras como de lectura fácil y atrayente, siendo mi objetivo como autor el que las personas que lean mis novelas se enganchen desde el primer capítulo y que a través de las mismas se evadan durante esos momentos de los problemas de la vida cotidiana.

******************************************************************** 

  • ¿Con qué libros comenzó tu afición lectora?

Siempre me han encantado los libros de acción y aventuras. Empecé a leer a los 6 años y mi primera fuente de libros, fue la biblioteca de los Jesuitas de Pamplona. Durante mi estancia allí como alumno, probablemente llegué a ser su visitante más asiduo. Empecé leyendo libros sobre mitología griega, después pasé a la escandinava, después a los de terror y seguí con los de ciencia ficción

  • ¿Cuáles son tus escritores preferidos?

Mayoritariamente leo libros de acción y aventura. Rotando entre la novela negra, el espionaje, la fantasía heroica y la ficción histórica.

Entre los escritores de editorial que me más me gustan y me inspiran son: en la parte detectivesca (Jeffery Deaver, Lee Child), en la de espionaje (Forsyth Frederick, Robert Ludlum), ambientes exóticos (Eric Van Lustbader, Wilbur Smith) y mucha, mucha acción (Clive Cussler, Trevanian, Don Winslow)

Entre los escritores que se han decantado por la autopublicación me encantan, Blanca Miosi, Enrique Laso. También quisiera mencionar a Luis Angel Betoino que después de muchísimos años sin leer un libro de ese género, me ha hecho disfrutar con una novela de ciencia ficción.

  • ¿Qué género literario te gusta más?

Prácticamente cualquiera de los de acción y aventura. Como he comentado suelo ir rotando para no aburrirme de uno de ellos. Ahora mismo si me preguntas por mi escritor favorito, respondería: Lee Child.

  • En la primera novela se introduce en el mundo del espionaje industrial, ¿cómo te surgió la idea?

A veces cuando estamos sometidos a mucha presión reaccionamos de maneras curiosas, en mi caso era una época de mucha presión en la empresa y precisamente dicha presión estaba relacionada con el mundo de las patentes. Se me ocurrió que nunca había leído novelas sobre ese tema y empecé a escribir como vía de escape. Otra de las curiosidades de la novela, es que pensando en donde colocar parte de la trama, caí en la cuenta de que tampoco había leído una novela en donde la acción transcurriese en Finlandia, por lo que decidí elegir dicho país, como uno de los escenarios

  • Después has escrito otros dos libros, con el “detective tecnológico” Sergio de protagonista (Pandemia selectiva y Traición en la Almazara…) que sigue destapando casos de espionaje industrial ¿habrá una cuarta?

Seguro. Como está de moda, muchas personas piensan que es una trilogía y ya está terminada, pero si escuchas a mis lectores más fieles (por ejemplo en los comentarios de Amazon), la mayoría de ellos reclama que siga la saga. Mi intención es hacerles caso. Creo que Sergio todavía nos depara muchas aventuras. Mientras siga disfrutando escribiéndolas, continuaré.

  • Eres ingeniero de formación y un claro ejemplo de que las Ciencias y las Letras son grandes amigas. ¿Se sorprenden tus lectores de tu procedencia industrial?

En general, ellos no se sorprenden. Me suelo sorprender más yo, cuando me comentan que en las descripciones técnicas que hago en algunos apartados de mis novelas, se nota mi formación. Yo no lo hago queriendo, por lo que deben tener razón y debe ser algo inherente a mi quehacer diario.

  • ¿Eres usuario frecuente de Bibliotecas?

Si. Me encantan las Bibliotecas y el ambiente que en ellas se respira. He pasado cientos de horas en ellas y lo seguiré haciendo. A día de hoy suelo ser visitante habitual de las de las dos Universidades, la Biblioteca General de Navarra y la de Barañain.

También me encantan las grandes librerías y cuando voy a Madrid o Barcelona suelo darme una vuelta por alguna de ellas.

  • ¿Qué opinas de los cánones literarios?

No tengo muy claro, hasta donde se deben aplicar. En este mundo de la escritura hay gente muy purista que mide con la misma vara, al autor que trabaja con una editorial y un conjunto importante de personas detrás suya para conseguir que la novela sea un Best-seller, al escritor que autopublica y solo cuenta con sus propios medios. No me parece justo que a un escritor cuya novela tiene una trama estupenda y en general se disfrute leyendo su novela, haya personas que le señalen con el dedo porque se le ha escapado una falta de ortografía. Más cuando su libro en formato electrónico cuesta 0,99 euros.

Me parece curioso que en pintura o escultura, el “arte” sea de estilo libre y que para que una novela sea de nivel, tenga que cumplir unos requisitos mínimos de forma, formato, estilo, etc, elevados.

  • ¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto literario?

Durante esta época del año estoy me absorbe la mayor parte de mi tiempo mi trabajo dentro de la empresa para la que trabajo, por lo que me resulta muy difícil tener tiempo para escribir. Solo puedo plasmar parte de las ideas que se me vayan ocurriendo a la espera de que llegue la época estival, en donde me es más fácil encontrar tiempo para escribir.

  • ¿De dónde sacas los personajes y la ambientación de tus novelas?

En ambos casos hay una mezcla de realidad y ficción. La mayoría de los lugares que aparecen en mis libros, los he visitado, principalmente por motivos de trabajo, como por ejemplo la India, USA, Marruecos, etc.

Con los personajes de mis novelas me gusta jugar de diversas maneras. Por ejemplo, en mi última novela aparece una banda de malhechores búlgaros, para ponerles nombres, le pregunté a un amigo mío también búlgaro que me diese los nombres de varios de los chicos malos cuando él iba al colegio. Otro ejemplo, es que el maestro de Aikido que aparece en alguna de las novelas, es el nombre de un amigo mío que verdaderamente lo es.

  • Para terminar, ¿qué novela te gustaría que se publicara este año?

Las propuestas de mis lectores se dividen en dos. Una, que continúe la saga de Sergio y que publique la cuarta de la saga. La segunda, hay un personaje femenino en mi última novela que tiene un protagonismo tan fuerte, que me muchos lectores me han pedido que le dedique su propia saga. Esta última es la que más me tienta.

Adicionalmente, me he arriesgado a dar el salto al mercado de habla inglesa y en el mes de Enero me han traducido mi primera novela, estando ya publicada en este idioma. Mi intención es continuar por este camino y en unos meses publicar la segunda.

Muchas gracias Nicolás por tu colaboración, te deseamos mucha suerte en el futuro, ojalá una cuarta parte.

Read Full Post »

lauraMaría Laura Mantilla (Ecuador, 1996) es estudiante de Nutrición y Dietética en la Universidad de Navarra.

1- ¿Cuáles son las lecturas de tu infancia o adolescencia que más te han marcado?

The Alchemist de Paulo Coelho y El niño con el pijama a rayas de John Boyne.
2. – ¿Cuál es tu experiencia sobre el Club de Lectura? ¿Qué libro de los leídos te ha sorprendido?

Mi experiencia en el club de lectura ha sido muy gratificante, formar parte de un club de lectura es algo que siempre he querido hacer por lo que al escuchar de “Entre lineas” inmediatamente decidí inscribirme. Además ha sido muy interesante obtener distintos puntos de vista acerca de las lecturas y descubrir aspectos de ellas que no había notado antes.

De los libros que he leído me ha sorprendido “Mi planta de naranja lima” ya que es un libro que había leído hace muchos años y releerlo luego de estos años con una perspectiva nueva ha sido interesante.

3.- ¿Qué libro te gustaría que se leyese en el en futuras ediciones del Club de Lectura? 

La chica del tren de Paula Hawkins o cualquier libro con temática de suspenso.

4.- ¿Qué libro nos recomendarías?

The Power of Now de Eckhart Tolle
************************************************
20161122_132443Frine Santos C. (Santo Domingo, República Dominicana 1988). Médico general, Cursando el máster en Investigación Biomédica Neurociencia y Cognición en la Universidad de Navarra.

1- ¿Cuáles son las lecturas de tu infancia o adolescencia que más te han marcado?

El principito– Antoine de Saint Exupery.
El soldadito de plomo– Hans Christian Andersen
The Lorax – Dr. Seuss.
Cien años de soledad– Gabriel García Márquez.
Dos pesos de agua (un cuento de Juan Bosch).
Ahora que vuelvo Ton (Cuento de René Del Risco Bermúdez).
2. – ¿Cuál es tu experiencia sobre el Club de Lectura? ¿Qué libro de los leídos te ha sorprendido?
Me encanta el club de lectura, tener la posibilidad de escuchar los distintos puntos de vista que sobre un libro se pueden obtener es muy enriquecedor.
De los tres que se han discutido: Mi planta de naranja lima de José Mauro Vasconcelos es definitivamente el que mas sentimientos me ha provocado.
3.- ¿Qué libro te gustaría que se leyese en el en futuras ediciones del Club de Lectura?
La mala hora de Gabriel García Márquez, siempre me ha gustado mucho y sería interesante conocer las opiniones que de su lectura surjan.

4.- ¿Qué libro nos recomendarías?

La vida es otra cosa, una novela de Jeannete Miller. es una escritora dominicana y esta novela retrata muy bien ciertos aspectos de la cultura dominicana, particularmente como cada personaje ve la vida y como lo expresan.
************************************************
img_20161202_165505Alejandra García Blanco (Valladolid, 1995). Es estudiante de último año de Bioquímica en la Universidad de Navarra y cree que leyendo se entiende la gente.

1- ¿Cuáles son las lecturas de tu infancia o adolescencia que más te han marcado?

1984” de George Orwell. Me parece una novela que se mantiene actual y que, personalmente, me hizo tomar conciencia de ciertos temas que considero muy importantes. Creo que cuando terminé su lectura era más madura que cuando lo empecé ¿qué más se puede pedir de un libro?
2. – ¿Cuál es tu experiencia sobre el Club de Lectura? ¿Qué libro de los leídos te ha sorprendido?
El club de lectura me ha hecho conocer libros y personas que de otra manera probablemente no hubiese conocido, así que está siendo una experiencia muy enriquecedora en muchos ámbitos.
Alí y Nino fue la última lectura y nos acercó a otra cultura, otra religión y otro momento histórico.
 
3.- ¿Qué libro te gustaría que se leyese en el en futuras ediciones del Club de Lectura?
 
Prefiero conocer libros y autores nuevos. La organización del Club de Lectura siempre tiene buenas propuestas.
 
4.- ¿Qué libro nos recomendarías?
 
El coronel no tiene quién le escriba” de García Márquez. Es el último que he leído y me ha gustado mucho.
************************************************
2016-12-15_1406Juan Añón Hidalgo, (La Línea de la Concepción – Cádiz, 1995). Es alumno de 4º de Medicina de la Universidad de Navarra.

1- ¿Cuáles son las lecturas de tu infancia o adolescencia que más te han marcado?

De mi infancia destacaría Harry Potter, fueron los libros con los que empecé a leer y con los que descubrí cuánto se puede llegar a disfrutar con uno de estos “amigos de papel” entre las manos. De la adolescencia me quedaría con La ladrona de libros. La historia me conmovió muchísimo y no pude sino admirarme del estilo con el que el autor describe alguno de los pasajes. Son pasajes pequeños, a veces una frase al final del capítulo, pero para mí en ese momento, eran esas frases las que hacían que la lectura mereciera la pena.
2. – ¿Cuál es tu experiencia sobre el Club de Lectura? ¿Qué libro de los leídos te ha sorprendido?

Me considero un verdadero entusiasta del Club de Lectura. Para mí tiene dos grandes virtudes: la primera, que me pone en contacto con libros increíbles de los que quizá por otros medios no hubiera nunca escuchado hablar, y eso se debe principalmente gracias a la increíble labor de selección que hacen desde Actividades Culturales. Por otra, poder comentar esos libros con personas muy distintas (desde estudiantes de otras carreras a doctorandos, profesionales de diversos ámbitos, incluso un matrimonio del país sobre el que estábamos leyendo la novela) que te dan visiones muy diversas sobre lo leído, haciendo hincapié en aspectos que uno había pasado por alto o dándoles un sentido completamente distinto, hace que la propia experiencia lectora se enriquezca, por lo tanto, ¡no se puede pedir más!

En cuanto a libros que me hayan sorprendido hay varios pero creo que me quedo por un lado con “El despertar de la señorita Prim” de Natalia Sanmartín Fenollera, porque cuando comencé a leerlo no esperaba para nada que su lectura me fuera a “enganchar” tanto, tiene diálogos verdaderamente interesantes; y por otro con “Ali y Nino” de Kurban Said, porque tiró por tierra múltiples prejuicios que tenía sobre la zona del Caúcaso y la cultura de Azerbaiyán.

3.- ¿Qué libro te gustaría que se leyese en el en futuras ediciones del Club de Lectura?
 
Libro concreto como tal no tengo, pero sobre posibles próximas ediciones, quizá sí que me gustaría que, por ejemplo, aprovechando la variedad de carreras y profesiones de los participantes, cada uno de los libros recomendados para el año estuvieran relacionados con una profesión diferente cada vez. Así tendría oportunidad de ver cómo es aquello a lo que se quieren dedicar/se dedican el resto de mis compañeros y se podría comentar viendo sus puntos de vista sobre su propia profesión o cómo ven los demás la nuestra. Por otro lado, quizá también sería interesante que cada una de las propuestas fuese un género o subgénero distinto (novela, poesía, teatro …) y así poder comentar no solo el contenido, sino también las diferencias en la forma. Aun así tampoco es algo que me preocupe mucho, por ahora las recomendaciones del Club no me han defraudado nunca!.
4.- ¿Qué libro nos recomendarías?
 
Esta respuesta es fácil: ¡Cualquiera de los del Club!
Muchísimas gracias a todos por responder a nuestras preguntas, y que nos sigamos viendo por el Club de Lectura

Read Full Post »

forteaJosé Antonio Fortea, (Barbastro 1968), es un sacerdote y teólogo especializado en el campo relativo al demonio, el exorcismo, la posesión y el infierno.

En 1991 finalizó sus estudios de Teología para el sacerdocio en la Universidad de Navarra. En 1998 se licenció en la especialidad de Historia de la Iglesia en la Facultad de Teología de Comillas. Ese año defendió la tesis de licenciatura El exorcismo en la época actual. En 2015 se doctoró en el Ateneo Regina Apostolorum de Roma con la tesis Problemas teológicos de la práctica del exorcismo. Pertenece al presbiterio de la diócesis de Alcalá de Henares.

Ha escrito distintos títulos sobre el tema del demonio, pero su obra abarca otros campos como la Liturgia, la espiritualidad, así como la narrativa. Sus libros han sido traducidos a ocho idiomas.

  • ¿Con qué libros comenzó su afición lectora?

Mis comienzos como lector fueron con la Colección Dumbo. Unos cómics antiquísimos de Gil Pato, el Pato Donald, Mickey Mouse y Goofy. ¡Cómo me fascinaban las aventuras del Tío Gilito! Mi viaje a los Andes con la historia Andes lo que andes, no andes por los andes fue muchísimo más emocionante que mis posteriores viajes (estos ya reales) al Perú. Después seguí iniciándome en el vicio de la lectura con Don Miki, Mortadelo y Filemón, Superlópez y obras similares. Los cómics que poseía me los sabía literalmente de memoria.

Puedo afirmar con toda rotundidad que practicamente no leí libros hasta que fui a la universidad. Aborrecía los libros (en todas sus formas y géneros) y amaba los cómics. Curiosamente, sí que me gustaba leer libros de economía. En una época (la educación secundaria) en la que no leía ningún libro, sí que leí libros de varios prestigiosos economistas. La mente humana es un misterio.

  • ¿Cuáles son sus escritores preferidos?

Prefiero hablar de libros, porque, varios de los escritores a los que amo, me gustan por una sola obra. Sólo hay un autor al que incluiría con su propio nombre: Jorge Luís Borges. Mis libros favoritos son los siguientes por orden de preferencia, todos ellos después del escritor bonaerense: El nombre de la rosa, La Regenta, Madame Bovary, Si una noche de invierno un viajero, Memorias de Adriano, Una historia de la lectura, El amor en tiempos de cólera, La familia de Pascual Duarte, El Gatopardo, El coronel no tiene quien le escriba.

  • ¿Qué género literario le gusta más?

Sin duda la novela. Y dentro de la novela, las obras postmodernas; cuanto más complejas sean mejor. Si una noche de invierno un viajero de Ítalo Calvino es el tipo de novela que más me gusta. Pero hay muy pocas de esa calidad.

  • Estudió en la Universidad de Navarra, ¿qué recuerda de aquellos años?, ¿frecuentaba la Biblioteca?

Iba todos los días a la biblioteca, pero sólo para tratar de memorizar mis apuntes. En esa época yo era muy inmaduro intelectualmente. Iba a pastar en mis apuntes, como una oveja va a masticar tranquilamente a un trozo del prado. Como oveja-estudiante nunca me alejé mucho a recorrer el mundo del conocimiento.

Nadie me enseñó a estudiar y yo trabajaba mucho, muchísimo, pero pésimamente. Mi estudio se reducía a leer y releer los apuntes. La biblioteca sólo era un marco, un entorno, como una especie de habitación decorada con libros.

Ahora si fuera profesor, les diría a mis alumnos: leed, leed, leed. No os preocupéis por el examen: ¡leed! Aprended a pensar, reflexionad, sumergíos en todos los autores que podáis. Olvidaos de las preguntas del examen, no os preocupéis por ellas: dedicaos a satisfacer vuestra curiosidad por saber. Ahora como profesor, me dedicaría a hablar con cada alumno cada dos semanas, para ver qué está haciendo, cómo va aprovechando.

Desgraciadamente, eso lo aprendí muy tarde, cuando acabé mi licenciatura. Fueron, por tanto, años de mucho trabajo perdido. Cada profesor explicaba su asignatura, escuchaba exposición tras exposición, pero nadie enseñaba a estudiar. Me gustaría pensar que las cosas han cambiado. Pero por lo que veo en la mayoría de las universidades de los muchos países que visito, el sistema sigue dando por supuesto que el alumno sabe estudiar. Las universidades deberían mimar a los pocos buenos profesores, que los hay, pero son pocos. El sistema favorece que lleguen a profesores individuos que saben mucho, pero que a veces tienen poca vocación de enseñar.

Allí escribo lo primero que se me ocurre después de la cena. Concretamente escribo siempre después de jugar una partida de ajedrez mientras tomo un poco de chocolate y escucho música de bandas sonoras. Muchas de las cosas que escribo en mi blog son tonterías. Por eso es un blog con tantos seguidores.

La mayor parte de la gente que tiene prejuicios contra mí es por culpa de mi blog. Pero sigo fiel a la idea de abrir la boca y decir lo primero que se me ocurre en el post de cada día sobre el campo que sea. Después hay otro Fortea de los sermones y otro muy distinto el de las novelas y otro el de los libros de teología.

El Fortea más respetable es, sin duda, el de los libros de teología. El que lea esta entrevista puede pensar que soy un poco memo, pero hay otro yo dedicado a las intrincadas cuestiones relativas a la condenación enterna y el infierno.

A lo que realmente yo me quería dedicar como párroco era a escribir: escribir sin dejar de ser párroco. Un buen amigo mío, abogado, me dijo: escribe un libro de memorias, eso se vende bien. Y le hice caso. Y tuvo razón. La editorial se sorprendió reedición tras reedición de un libro en el que nunca creyó.

Curiosamente, ese libro totalmente instrumental se convirtió, según los lectores, en una de mis mejores obras. Algo lógico, porque llevaba un cuaderno con las anécdotas de mi día a día como párroco. El problema es que ese libro habla mucho de lo complicado que es cura en un pueblo, y muy poco de ser exorcista.

Sí, al principio, en esa obra yo asesinaba a mi obispo; de momento, sólo de manera literaria. Pero una lectora (muy piadosa y devota) me dijo que le había gustado muchísimo el libro, pero que le daba reparo que matara a mi obispo. Yo le pregunté: ¿Qué quieres, que mate a su gato?

De verdad que las cosas sucedieron exactamente así. La verdad es que ese libro es un despropósito de principio a fin, pero me divertí muchísimo escribiéndolo, pasándoselo a mis compañeros curas de diócesis y retocándolo una y otra vez.

  • De sus obras editadas en papel, usted se reserva los derechos de publicación digital para que todos los que lo deseen las puedan leer. No es un hecho muy habitual, ¿por qué decidió hacerlo así?

Publico digitalmente porque lo que busco son lectores, no dinero. Pero me leen online, porque durante más de quince años publiqué en papel con editoriales y los libros se vendieron y reeditaron. Nadie puede tener éxito digitalmente si no te has hecho un nombre previamente. No importa lo buenas que sean tus obras, nadie puede despuntar en Internet con novelas sin crearse un número de lectores en el mercado tradicional. Con vídeos o cuentas de Twitter graciosas, sí que es posible descollar directamente en la Red. Pero con novelas, no. Sencillamente, hay más oferta que demanda. En esto, el boca a boca no funciona.

Pero una vez que yo (por razones más bien aleatorias) logré tener mi público en el mercado de la letra impresa, fue fácil seguir dejando que rodara la bola de nieve por la montaña. Aun así, este año he publicado en papel cuatro libros en dos países de lengua española, y un quinto en Finlandia, sin contar reediciones. Pero la mayor parte de mis lectores ya son lectores que se descargan gratis mis libros en Biblioteca Forteniana.

En casa de herrero, cuchillo de palo. No he leído ninguno de esos dos libros. No leo novelas sobre mi especialidad teológica. También me aburren las películas sobre el tema del demonio o el exorcismo. Me imagino que a los cirujanos les debe aburrir una serie sobre médicos.

  • Para terminar, ¿con qué autor le gustaría tomarse un café?

Sin ninguna duda con Alberto Manguel. También me gustaría hacerlo con el autor de Amoris Laetitia, pero sospecho que mi único interés sería charlar amigablemente acerca de algún tipo de promoción de mi pobre persona; promoción inmerecida pero que tampoco me atrevería a rechazar.

Muchas gracias por su tiempo e interés

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: