Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Invitación a leer’ Category

SAETA

Cristo moreno
pasa
de lirio de Judea
a clavel de España.

¡Miradlo, por dónde viene!

De España.
Cielo limpio y oscuro,
tierra tostada,
y cauces donde corre
muy lenta el agua.
Cristo moreno,
con las guedejas quemadas,
los pómulos salientes
y las pupilas blancas.

¡Miradlo, por dónde va!

Anuncios

Read Full Post »

Quien para la Palma no estrena nada, no vale nada. Parafraseamos este refrán de Semana Santa con el fin de proponeros unas lecturas para esta época.

Los asquerosos, Santiago Lorenzo, Blackie Books, 2018.

Manuel hiere de manera impremeditada a un antidisturbios y, ante el aciago futuro que se imagina, huye de Madrid y se esconde en Zarzahuriel, un pueblo abandonado. Vive austeramente con la compra del Lidl que le prepara su tío, lo que encuentra por el campo y las lecturas de la colección Austral. Así se da cuenta de que cuanto menos tiene, menos necesita; se asienta en la felicidad del millonario en tiempo. Hasta que un día su tranquilidad es invadida por unos nuevos vecinos, la “mochufa, una pila de micos adobados en imbecilicia” de la que Manuel querrá liberarse a toda costa.

Las andanzas de este solitario convierten a esta novela en una historia desopilante.

Cuando mamá llevaba trenzas, Concha Pasamar, Bookolia, 2018.

El aburrimiento de un domingo lluvioso lleva a una niña a rebuscar en los cajones. En uno de ellos encuentra una caja llena de fotos de cuando su madre llevaba trenzas. A través de esas imágenes descubre la infancia de su madre, con sus veranos eternos, las tardes de siesta y las noches por descubrir. Los veranos de los pueblos donde la libertad se comía a bocados y los bocadillos sabían a aceite y azúcar. Una infancia pegada a la naturaleza y hecha de imaginación. Una infancia diferente a la suya e igual en lo básico: quedaba todo un mundo por descubrir.

Bello álbum ilustrado para ojear estos días, hayas llevado trenzas o no.

Ikigai: los secretos de Japón para una vida larga y feliz, Hector García (Kirai) & Francesc Miralles, Urano, 2016.

Miralles y García se conocieron en Tokio. El primero es escritor de narrativa y de temas de psicología y el segundo es ingeniero y vive en Japón desde 2004. Juntos decidieron viajar a la zona de Okinawa que concentra la mayor población de centenarios del mundo. Entrevistaron a muchos de ellos, y además de observar una cuidada alimentación y un asiduo cumplimiento del ejercicio físico, cuando hablaban sobre el modo de vida la palabra que pronunciaban era ikigai.

Ikigai es un concepto japonés que significa “aquello por lo que merece la pena vivir”. Todos tenemos un ikigai. Encontrarlo no siempre es fácil; requiere voluntad, reflexión e instrospección, pero una vez dilucidado se refleja como un buen complejo vitamínico para tener sanos y vigorosos las ganas y el modo de vida.

La leyenda de la isla sin voz, Vanessa Monfort, Debolsillo, 2017.

“Ésta es una historia que no debería haberse escrito”. Con esta sugerente frase comienza Vanessa Monfort su relato, toda una invitación a seguir leyendo esta fascinante novela.

1867, Charles Dickens vuelve a La Isla Blackwell, esa Isla, a la que nadie hace referencia en Nueva York. Una isla, en la que recluyen por igual a presos, locos, huérfanos y ancianos. Una isla en la que ya había estado 25 años antes tras recibir un mensaje anónimo y que le llevó a creer en los milagros. Donde se produjo el germen de su novela “Cuento de Navidad”. ¿Por qué ha regresado?¿Qué misterios guarda la isla?¿A qué tuvo que enfrentarse en el pasado?

Cuándo acabas la novela te queda la duda ¿Cuánto hay de real y de fábula en esta historia? Adéntrate en el libro y descúbrelo por ti mismo.

La novia gitana, Carmen Mola, Alfaguara, 2018.

Esta novela, cuyo autor o autora ha escrito bajo pseudónimo, tiene todos los alicientes de una novela negra para engancharte. Susana Macaya desaparece tras su despedida de soltera y aparece muerta siguiendo un ritual exacto a la muerte de su hermana 7 años antes. Pero el asesino de su hermana está en la cárcel, así que ¿hay un inocente en la cárcel o ha sido un imitador? A partir de aquí, la inspectora Blanco tiene un caso que no pinta nada fácil. Con capítulos cortos, es una novela ágil con una trama original, aunque un poco escabrosa. Recomendando para amantes de la novela negra.

 

Inmaculada Pérez e Inmaculada Setuáin

 

Read Full Post »

Esta vez no proponemos título, ¡son tantas las posibilidades! ¿Cuál es la tuya?

Read Full Post »

Nos ha llegado otra reseña con la que nuestra lectora Esperanza Ramírez ha cumplido el reto de marzo. ¡Muchas gracias Esperanza!
.
Marie Curie, Alice Milani, Nórdica, 2019.
El cómic relata la vida de Maria Skolodowska desde su llegada a París para estudiar física en la Sorbona. Para conseguir su sueño había trabajado de institutriz en su Polonia natal. Pronto conoce a Pierre Curie, quien le muestra su trabajo y su laboratorio. Tras un breve regreso a Varsovia, Marie vuelve a París donde ahora sí, comparten vida y experimentos que les llevarán al descubrimiento del radio y el polonio (nombre elegido en homenaje a su país). Ambos recibieron el premio Nobel de Física y pocos años después ella recibiría en solitario el de Química. Aún así, tendrá que enfrentarse toda la vida a la incomprensión de la sociedad de la Europa de entonces. Después de la muerte de su marido, siguió adelante con sus investigaciones de manera brillante.
.
Esperanza Ramírez

Read Full Post »

El diario de Anne Frank, Ari Folman, David Polonsky, Penguin Random House, Grupo Editorial, 2017.

El reto de lectura correspondiente a este mes de marzo me ha llevado a adentrarme en “El diario de Anne Frank”, narración en formato cómic que guarda con marcada fidelidad la obra de igual título.

El director cinematográfico israelí Ari Folman y el ilustrador David Polonsky han llevado a cabo esta obra narrativa y visual siguiendo el conocido diario, si bien, debido a las peculiaridades del cómic como estilo literario, existe cierta diferencia en la densidad del relato entre el género novelado y el gráfico. Sin embargo, a través de sus viñetas nos acercan a unos perfiles visuales de los personajes del “Diario” que encajan perfectamente con la narración.

Nos encontramos con la adolescente Anne Frank, a la que, las difíciles circunstancias a las que se ve abocada su familia con la invasión nazi, le hacen atravesar esa complicada etapa de la vida en un entorno poco común. Personas desconocidas con las que ha de convivir por largo tiempo; un “cautiverio obligado” por la coyuntura sociopolítica; limitaciones de hambre, luz, agua, espacio, e intimidad, precisamente en unos años en los que ésta es clave para la formación de la personalidad; una relación difícil y distante con la propia madre, y siempre abocada a la comparación con su hermana mayor… Todos estos factores nos hacen transitar por la vida de Anne Frank, que, con las anotaciones en su diario –que hace las veces de confidente–, nos lleva a conocer el impacto que los años de la Segunda Guerra Mundial tuvo en la sociedad y, específicamente, en los más pequeños.

Viñetas vivaces con un estilo sobrio en lo gráfico, pero con comentarios muy apropiados y, en ocasiones, hasta con un punto de sarcasmo y de humor, que se conjugan en perfecta armonía con páginas completas de texto reproducido del original, hacen de este cómic un libro muy apropiado para realizar un primer acercamiento a “El diario de Anna Frank”, la obra homónima que da título a este documento visual.

Por último, es importante no perder de vista el componente solidario que tiene esta obra, dado que el libro ha sido publicado al auspicio de la organización benéfica “Anne Frank Fonds”, y que, como en su página final cita, la mayor parte de los ingresos derivados de su venta se destinarán a colaborar con UNICEF.

María Dolores Nicolás Muñoz

Read Full Post »

Aquí os dejamos el mensaje del Día Mundial del Teatro, este año escrito por Carlos Celdrán (Cuba), director de escena, dramaturgo, educador teatral y profesor. Más información sobre el autor en este enlace.

Antes de mi despertar en el teatro, mis maestros ya estaban allí. Habían construido sus casas y sus poéticas sobre los restos de sus propias vidas. Muchos de ellos no son conocidos o apenas se les recuerda: trabajaron desde el silencio, desde la humildad de sus salones de ensayo y de sus salas llenas de espectadores y, lentamente, tras años de trabajo y logros extraordinarios, fueron dejando su sitio y desparecieron. Cuando entendí que mi oficio y mi destino personal sería seguir sus pasos, entendí también que heredaba de ellos esa tradición desgarradora y única de vivir el presente sin otra expectativa que alcanzar la transparencia de un momento irrepetible. Un momento de encuentro con el otro en la oscuridad de un teatro, sin más protección que la verdad de un gesto, de una palabra reveladora.

Mi país teatral son esos momentos de encuentro con los espectadores que llegan noche a noche a nuestra sala, desde los rincones más disímiles de mi ciudad, para acompañarnos y compartir unas horas, unos minutos. Con esos momentos únicos construyo mi vida, dejo de ser yo, de sufrir por mí mismo y renazco y entiendo el significado del oficio de hacer teatro: vivir instantes de pura verdad efímera, donde sabemos que lo que decimos y hacemos, allí, bajo la luz de la escena, es cierto y refleja lo más profundo y lo más personal de nosotros. Mi país teatral, el mío y el de mis actores, es un país tejido por esos momentos donde dejamos atrás las máscaras, la retórica, el miedo a ser quienes somos, y nos damos las manos en la oscuridad.

La tradición del teatro es horizontal. No hay quien pueda afirmar que el teatro está en algún centro del mundo, en alguna ciudad o edificio privilegiado. El teatro, como yo lo he recibido, se extiende por una geografía invisible que mezcla las vidas de quienes lo hacen y la artesanía teatral en un mismo gesto unificador. Todos los maestros de teatro mueren con sus momentos de lucidez y de belleza irrepetibles, todos desaparecen del mismo modo sin dejar otra trascendencia que los ampare y los haga ilustres. Los maestros de teatro lo saben, no vale ningún reconocimiento ante esta certeza que es la raíz de nuestro trabajo: crear momentos de verdad, de ambigüedad, de fuerza, de libertad en la mayor de las precariedades. No sobrevivirán de ellos sino datos o registros de sus trabajos en vides y fotos que recogerán solo una pálida idea de lo que hicieron. Pero siempre faltará en esos registros la respuesta silenciosa del público que entiende en un instante que lo que allí pasa no puede ser traducido ni encontrado fuera, que la verdad que allí comparte es una experiencia de vida, por segundos más diáfana que la vida misma.

Cuando entendí que el teatro era un país en sí mismo, un gran territorio que abarca el mundo entero, nació en mí una decisión que también es una libertad: no tienes que alejarte ni moverte de donde te encuentras, no tienes que correr ni desplazarte. Allí donde existes está el público. Allí están los compañeros que necesitas a tu lado. Allá, fuera de tu casa, tienes toda la realidad diaria, opaca e impenetrable. Trabajas entonces desde esa inmovilidad aparente para construir el mayor de los viajes, para repetir la Odisea, el viaje de los argonautas: eres un viajero inmóvil que no para de acelerar la densidad y la rigidez de tu mundo real. Tu viaje es hacia el instante, hacia el momento, hacia el encuentro irrepetible frente a tus semejantes. Tu viaje es hacia ellos, hacia su corazón, hacia su subjetividad. Viajas por dentro de ellos, de sus emociones, de sus recuerdos que despiertas y movilizas. Tu viaje es vertiginoso y nadie puede medirlo ni callarlo.

Tampoco nadie lo podrá reconocer en su justa medida, es un viaje a través del imaginario de tu gente, una semilla que se siembra en la más remota de las tierras: la conciencia cívica, ética y humana de tus espectadores. Por ello, no me muevo, continúo en mi casa, entre mis allegados, en aparente quietud, trabajando día y noche, porque tengo el secreto de la velocidad.

Mensaje original obtenido de la página del Instituto Nacional de Teatro (ITI).

Read Full Post »

Gazpacho agridulce: una autobiografía chino-andaluza, Quan Zhou Wu, Astiberri 2015.

Quan, joven diseñadora gráfica nacida en Algeciras, explica con humor y en viñetas la historia de su familia de origen chino, inmigrantes a principios de los 90  en un pueblo de Andalucía. Son propietarios de un restaurante.

La familia Zhou la forman los padres y cuatro hijos, de la cuales los tres primeros son chicas para disgusto de su padre y preocupación de su madre.

El cómic está dividido en capítulos como si fuera un menú del día del restaurante en el que  hay entrantes, primero, segundo y postre,  y va narrando con buen humor  la infancia en el pueblo, la adolescencia, el adiós al pueblo, y de postre como se conocieron los padres y se casaron.

La historia comienza con el nacimiento de la primera hija en un taxi y así va desarrollando los estereotipos y los conflictos que conlleva criar a una familia china queriendo mantener las tradiciones propias: el respeto por los ancianos , la abuela  con la que hablan habitualmente por teléfono, el trabajo sin descanso, las parejas, la economía, las comidas etc…

Los dibujos son de inspiración manga y sus personajes son muy graciosos por sus exageradas expresiones. Las viñetas son grandes y se leen y se lee con facilidad, de un tirón.

Me ha gustado mucho que su autora pidió permiso y enseñó primero a sus padres y hermanos  el libro antes de su publicación y dice que se rieron mucho. Hay una segunda parte titulada Andaluchinas por el mundo.

Magdalena Ramírez Flores

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: